El asesino congelado: por qué nadie recoge su cadáver