Vientos soplan el horrendo olor a muerte: morgue recibe ultimátum