Ronald Poppo, víctima de un ataque caníbal en Miami