Parecía una cafetería, pero en realidad era algo más sórdido