Parece cafetería, pero era una fábrica de drogas