Empleados de Wayfair protestan por venta de camas a Centro de Detención de migrantes

Más de 500 empleados de Wayfair firmaron una petición para exigir que la empresa con sede en Boston cese las ventas con contratistas gubernamentales que trabajan con centros de detención de migrantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Protestan contra tienda que vendió camas a centros de detención de migrantes

    Más de 500 empleados pidieron desde las calles en Copley Square que le venta sea detenida.

    (Publicado miércoles 26 de junio de 2019)

    Cientos de empleados de Wayfair protestaron el miércoles la decisión del minorista de amoblar los campo de detención de niños migrantes en la frontera de EE. UU. y México.

    Los trabajadores salieron de sus oficinas centrales de Boston a la 1:30 p.m. hasta Copley Square. Los organizadores pidieron a los empleados que trabajan en la sede y a los trabajadores remotos que participaran en la protesta.

    "Sabemos que hay una injusticia en este mundo y vamos a hacer algo al respecto", dijo un trabajador.

    La protesta se produjo después de que más de 500 empleados firmaran una petición para que la empresa de comercio electrónico con sede en Boston cesara todas las ventas actuales y futuras con contratistas que trabajen en centros de detención. La petición se dirigió directamente a los cofundadores de Wayfair, Steve Conine y Niraj Shah.

    Tienda local vende camas a centro de detención de inmigrantes

    [TLMD - Boston] Tienda local vende camas a centro de detención de inmigrantes

    Empleados de la compañía de muebles ‘Wayfair’ planean una manifestación este miércoles en la sede de Boston.

    (Publicado miércoles 26 de junio de 2019)

    CNBC reporta que los organizadores de la protesta afirman que la compañía obtuvo $ 86,000 en ganancias obtenidas por la venta de colchones. Un empleado anónimo le dijo a The Boston Globe que se hizo un pedido de $ 200,000 el 13 de junio por parte de Baptist Children's Family Services, un grupo de caridad que trabaja como contratista del gobierno que administra algunos de los centros.

    La organizadora de la protesta Madeline Howard quiere que se detengan esos tratos y se instituya un código de ética, y que todos los beneficios anteriores obtenidos sean donados.

    Justo antes de la protesta, los trabajadores descubrieron que Wayfair haría una donación de $ 100,000 a la Cruz Roja Americana, pero Howard dijo que eso no era suficiente.

    "No creemos que los centros deban funcionar o existir en absoluto y esta es nuestra manera de decirles eso", dijo Howard.

    La controversia fue seguida por la caída de las acciones de la compañía en un 5,3% el martes. Los empleados exigen que esas ganancias se donen a RAICES, una agencia sin fines de lucro que ofrece servicios legales de bajo costo a inmigrantes indocumentados.