Piden perpetua para neonazi que atropelló a multitud

Un juez decidirá el 29 de marzo si impondrá la recomendación del jurado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Fields culpable de asesinato en primer grado

    Fields embistió su vehículo

    (Publicado viernes 7 de diciembre de 2018)

    El jurado en el juicio contra un hombre que embistió contra una multitud de manifestantes antifascistas durante un mitin supremacista blanco en Charlottesville, Virginia, matando a una mujer, recomendó el martes una sentencia de vida en prisión.

    Tras dos días de deliberaciones, el jurado resolvió que James Alex Fields Jr., de 21 años, deberá pasar el resto de su vida en la cárcel por la muerte de Heather Heyer, y unos 419 años adicionales por otros 10 cargos de los que fue encontrado culpable la semana pasada.

    Un juez decidirá el 29 de marzo si impondrá como sentencia la recomendación del jurado o si la reducirá.

    Fields condujo su automóvil hacia una multitud de contramanifestantes de la marcha "Unir a la derecha” en agosto de 2017. Heyer, una paralegal de 32 años, falleció en la arremetida y decenas salieron heridos.

    Fields había viajado a Virginia desde su natal Maumee, Ohio, para apoyar a los nacionalistas blancos.

    El lunes, el jurado escuchó el emotivo testimonio de la madre de Heyer, Susan Bro, quien dijo que la muerte de su hija había sido "una explosión” para su familia y que siempre estarán “marcados por el dolor".

    "Algunos días no puedo hacer nada más que llorar, sentarme y mirar fijamente mientras el dolor me consume", dijo.

    Durante el juicio, nadie cuestionó que Fields fuese el conductor, pero los fiscales y abogados defensores discreparon sobre cuál era la intención del acusado.

    El caso generó mucha polémica después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, culpara a "los dos bandos" de la violencia desatada en Charlottesville y afirmara que entre los neonazis había "gente muy buena".

    La ciudad, de apenas 50.000 habitantes, situada 200 kilómetros al suroeste de Washington, aún trata de recuperarse de las heridas causadas por esas violentas manifestaciones e insiste en su oposición frontal a cualquier tipo de racismo en Estados Unidos.