pena de muerte

Alabama: reo desiste de apelar y pide que lo ejecuten

Derrick Dearman dijo que envió cartas a las autoridades involucradas en el horrible caso, informándoles que abandonará sus apelaciones y quiere ser ejecutado.

Greene County Sheriff's Department via AP

Un asesino convicto condenado a muerte en Alabama dijo a NBC News que ya no quiere retrasar la justicia para las familias de las cinco personas que asesinó hace ocho años y que está dispuesto a pagar el precio máximo por sus crímenes.

En su primera entrevista con un periodista, Derrick Dearman dijo que envió nueve cartas a principios de esta semana a la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, al fiscal general Steve Marshall, así como a los jueces y otras personas involucradas en el horrible caso, informándoles que abandonará sus apelaciones y quiere ser ejecutado.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Dearman, de 36 años, dijo que está en paz con su decisión.

“Ahora es el momento de que las víctimas y sus familias obtengan la justicia que merecen para comenzar el cierre”, dijo durante una entrevista telefónica desde el Centro Correccional William C. Holman en Atmore, Alabama.

Dearman dijo que aún no ha comunicado su decisión a los familiares de las víctimas, pero que tiene la intención de escribirles cartas también.

“He pasado muchas noches pensando, ¿qué le diría a cualquiera de ellos si alguna vez tuviera la oportunidad, la oportunidad de decir algo?” dijo.

“Esa es parte de la razón por la que tomé la decisión de ejecutar mi sentencia. Las palabras no tienen ningún peso en esta situación. Lo único que diría es que todos los que fueron heridos por las acciones me perdonen, no por mí, sino por ellos. De esa manera, liberarán su corazón para poder sanar de verdad”.

Dearman hizo su anuncio dos meses después de que la Corte Suprema de Alabama denegara una solicitud para apelar su sentencia y confirmara sus seis condenas por asesinato.

Fue acusado de seis homicidios porque una de las víctimas, Chelsea Marie Reed, de 22 años, estaba embarazada de cinco meses.

Alabama tiene una ley de homicidio fetal que se aplica a cualquier etapa del embarazo.

Dearman, de Leakesville, Mississippi, dijo que pasó por el proceso de apelación por el bien de su familia, no por él mismo.

Kenneth Eugene Smith fue ejecutado en una prisión en Alabama.

"Dijeron: 'Derrick sólo danos unos años en este proceso de apelación'", dijo. "'Nos lo merecemos, es nuestro derecho como familia luchar por tu vida', y dije: 'Está bien'. Eso fue hace casi seis años y siento que les he dado la oportunidad justa".

NBC News se ha puesto en contacto con la familia de Reed y las familias de las otras víctimas de Dearman para solicitar comentarios: Shannon Melissa Randall, de 35 años; Robert Lee Brown, 26 años; Justin Kaleb Reed, de 23 años; y Joseph Adam Turner, de 26 años.

“No puedo traer de vuelta a mi hijo”, dijo Robert F. Brown en septiembre de 2016 durante la lectura de cargos contra Dearman en el tribunal de circuito de Mobile, Alabama. “Perdono a este tipo porque no conoce nada mejor. Lo siento por su familia."

La trágica cadena de acontecimientos comenzó el 20 de agosto de 2016, cuando Dearman, armado con un hacha y armas de fuego, irrumpió en un bungalow en las afueras de la zona rural de Citronelle, Alabama.

Drogado con metanfetamina y enfurecido porque su ex novia Laneta Lester se había refugiado en la casa de su hermano, Dearman atacó a las víctimas mientras dormían. Luego secuestró a Darren, el hijo de tres meses de Lester y Turner, y huyó a la casa de su padre al otro lado de la frontera en Leakesville.

El primer indicio de que algo horrible había sucedido en Jim Platt Road fue cuando Lester y el bebé, que había sido liberado por Dearman, aparecieron en la estación de policía de Citronelle y contaron a los oficiales lo sucedido.

El reo Wiliam Pye fue muerto utilizando el sedante Pentobarbital.

Dearman dijo que se entregó a la policía de Leakesville cuando bajó de su euforia y se dio cuenta de lo que había hecho.

“Soy culpable simple y llanamente, me entregué y me declaré culpable”, dijo Dearman. “Una vez que me mudé al condado y pasé una semana allí, durmiendo todos los días, mi mente regresaba a mí un poco más, un poco más, un poco más, estaba en shock. No podía comprender la magnitud de lo que había pasado porque esas personas eran buenas personas”.

Dearman, quien luchó contra la adicción desde que era un adolescente, dijo que las drogas lo convirtieron en un monstruo.

“Las drogas me convirtieron en una persona muy impredecible, inestable y violenta”, dijo. “Eso no es lo que soy. La persona que cometió estos crímenes y la persona que realmente soy son dos personas diferentes”.

Pero, añadió Dearman, esa no fue excusa para lo que hizo.

"Esto no cambia el hecho de que los crímenes fueron cometidos", dijo.

Aún así, cuando compareció ante un juez, Dearman se declaró inocente al principio (para su familia) de seis cargos de asesinato capital y dos cargos de secuestro.

“Sabían que no estaba en mi sano juicio, sabían que si estuviera sobrio nunca habría hecho esas cosas horribles”, dijo. “Ni siquiera iba a litigar mi condena. Pero permití que mi familia subiera allí y suplicara a los tribunales que no solicitaran la pena de muerte”.

Dos semanas después de los asesinatos, la escena del crimen, la casa Turner, se incendió. Pero no antes de que los detectives reunieran las pruebas que necesitaban contra Dearman.

Luego, en septiembre de 2018, Dearman despidió a sus dos abogados designados por el tribunal y se declaró culpable.

Según la ley de Alabama, incluso un sospechoso que se haya declarado culpable de asesinato capital debe ser juzgado por un jurado.

Y en octubre de 2018, un jurado condenó a Dearman.

No quedó claro de inmediato cuáles son los protocolos en Alabama para un prisionero que quiere ser encarcelado.

Pero Dearman ya sabe cómo quiere morir y ha optado por la inyección letal. 

Actualmente, el estado ha programado la ejecución de Jamie Mills para el 30 de mayo y busca ejecutar a un segundo recluso, Alan Miller, mediante gas nitrógeno a finales de este año.

Miller, que sobrevivió a un intento de inyección letal en 2022, presentó una demanda esta semana para bloquear la ejecución con nitrógeno, argumentando que la primera ejecución con el nuevo método causó un sufrimiento cruel y prolongado.

Alabama realizó la primera ejecución con nitrógeno a principios de este año de Kenneth Eugene Smith, quien también había sobrevivido anteriormente a un intento de inyección letal.

“La ejecución... quiero decir, ¿me asusta? Sí y no”, dijo Dearman cuando se le preguntó sobre esas ejecuciones fallidas.

“Por un lado, tienes, ya sabes, complicaciones peores, por cualquier motivo, ya sabes, es muy agonizante y doloroso. Quiero decir, existe la posibilidad de que Alabama haya tenido problemas con su proceso de ejecución”.

“En realidad, al seguir adelante, pienso en eso menos que nada. Mi mente está muy concentrada en tratar de asegurarme de hacer lo correcto”, dice.

Dearman también ha elegido ya un consejero espiritual: el reverendo Dr. Jeff Hood.

“Aunque me opongo vehementemente a que el estado de Alabama tenga derecho a matarlo, Derrick Dearman es competente para tomar sus propias decisiones y continuaré orando a su lado mientras procede”, dijo Hood.

Dearman dice que su decisión no significa que esté de acuerdo con la pena de muerte para los hombres con los que vive en Holman.

"Hay tipos en la población general que cometieron crímenes mucho peores que la mitad de los condenados a muerte", dijo. "Hay algunos tipos aquí condenados a muerte, si los dejaras ir hoy, nunca cometerían un delito y serían miembros productivos de la sociedad".

Dearman dijo que morir es preferible a pasar el resto de su vida en el brutal sistema penitenciario de Alabama. Pero no es por eso que busca ser ejecutado.

“¿Estoy haciendo esto porque no puedo vivir conmigo mismo? No”, dijo. “Tomé esta decisión por diferentes motivos. Una de esas razones es para que todas las partes involucradas, no solo las víctimas y sus familias, sino también mi familia, puedan lograr un cierre y comenzar a sanar y seguir adelante”.

Contáctanos