Washington DC

Condenan a hombre que colocó sus pies sobre un escritorio de Pelosi durante asalto al Capitolio

El bombero jubilado también dejó una nota que decía "Nancy, Bigo estuvo aquí".

Telemundo

WASHINGTON DC — Un hombre de Arkansas que colocó sus pies sobre un escritorio en la oficina de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, durante los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos fue condenado el lunes por unirse al ataque de una mafia contra el edificio hace dos años.

Un jurado deliberó durante aproximadamente dos horas antes de condenar por unanimidad a Richard "Bigo" Barnett por los ocho cargos de su acusación formal, incluidos los delitos graves de desorden civil y obstrucción de un procedimiento oficial.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Barnett descansando en un escritorio en la oficina de Pelosi lo convirtió en una de las figuras más memorables de los disturbios del 6 de enero de 2021, el día en que el Congreso convocó una sesión conjunta para certificar la victoria electoral del presidente Joe Biden.

El juez federal de distrito Christopher Cooper tiene programado sentenciar a Barnett el 3 de mayo. El juez acordó dejar que Barnett permaneciera en libertad bajo ciertas condiciones hasta su sentencia.

Afuera del juzgado después del veredicto, Barnett prometió apelar su condena, calificándola de “injusticia”. Señaló que el juez había rechazado su solicitud de trasladar su juicio de Washington a Arkansas.

“Este no es un jurado de mis pares”, expresó a los periodistas.

Los fiscales le pidieron al juez que encarcelara a Barnett mientras espera la sentencia. La fiscal del Departamento de Justicia, Alison Prout, dijo que el jurado concluyó que Barnett llevó un arma a la oficina de Pelosi.

“Solo podemos imaginar lo que hubiera pasado si (Pelosi) hubiera estado allí en ese momento”, resaltó Prout.

Barnett, de 62 años, testificó el jueves pasado que estaba buscando un baño dentro del Capitolio cuando, sin saberlo, entró en la oficina de Pelosi y se encontró con dos fotógrafos de noticias. Dijo que uno de los fotógrafos le dijo que "actuara con naturalidad", por lo que se reclinó en una silla y arrojó las piernas sobre el escritorio.

"¿Se te ocurrió que lo que estabas haciendo podría causar algún problema?", le preguntó el abogado defensor Joseph McBride a Barnett.

“Estaba en el momento”, respondió Barnett. "Simplemente voy con la corriente en este momento".

La decisión de Barnett de testificar fue "inequívocamente la correcta", señaló su abogado a los periodistas después del veredicto.

“Tenía una historia que necesitaba ser contada”, resaltó McBride. “La gente necesitaba saber por qué vino aquí, cuáles eran sus intenciones y qué hizo mientras estuvo aquí”.

EL MOMENTO DE LOS HECHOS

Los fiscales informaron que Barnett tenía una pistola paralizante metida en sus pantalones cuando irrumpió en el Capitolio e invadió la oficina de Pelosi. Barnett fue declarado culpable de ingresar y permanecer en un edificio o terreno restringido con un arma mortal o peligrosa: una pistola paralizante con púas oculta dentro de un bastón plegable.

Barnett tomó una parte de su correo y dejó una nota que decía: "Nancy, Bigo estuvo aquí", puntuando el mensaje con un insulto sexista. El jurado lo condenó por un cargo de robo por tomar el sobre de la oficina de Pelosi.

Antes de abandonar los terrenos del Capitolio, Barnett usó un megáfono para dar un discurso a la multitud, gritando: "¡Recuperamos nuestra casa y yo tomé la oficina de Nancy Pelosi!", según los fiscales.

El comité que investiga el asalto al Capitolio publicó el video de uno de los manifestantes tomando fotografías dentro del edificio federal antes del violento ataque. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Los videos respaldan el testimonio de Barnett de que una multitud lo empujó hacia el Capitolio cuando se acercaba a una entrada, lo que provocó que cayera de rodillas brevemente al cruzar el umbral.

"¡No tenemos opción!" gritó repetidamente al entrar al Capitolio.

Después de que la policía le ordenara a él y a otros que abandonaran la oficina de Pelosi, Barnett se dio cuenta de que había dejado atrás su bandera estadounidense. El video de la cámara corporal capturó a Barnett gritándole a un oficial de policía en la Rotonda para que lo ayudara a recuperar la bandera.

Más de 940 personas han sido acusadas de delitos federales relacionados con el ataque del 6 de enero. Casi 500 de ellos se han declarado culpables. Barnett es uno de varias docenas de acusados de disturbios en el Capitolio cuyo caso ha ido a juicio.

Barnett es un bombero jubilado de Gravette, Arkansas. Dijo que lamenta haber venido a Washington para el mitin “Stop the Steal” donde el entonces presidente Donald Trump se dirigió a una multitud de simpatizantes.

“Dos años de vida perdida. Miseria para mi familia”, lamentó.

Mientras estaba bajo arresto domiciliario el año pasado, Barnett recaudó dinero cobrando a los donantes $100 por fotos de él con los pies sobre un escritorio.

Un fiscal le dijo al jurado durante las declaraciones iniciales del juicio que Barnett planeó el viaje durante semanas y llegó preparado para la violencia.

Por su parte, McBride le dijo al jurado que Barnett era solo un "chico loco de Arkansas" que no lastimó a nadie el 6 de enero y que no pudo haber lastimado a nadie con el dispositivo de pistola paralizante porque se rompió ese día. McBride lo llamó sarcásticamente “el caso de allanamiento más famoso de todos los tiempos”.

Los fiscales señalaron que Barnett tenía un historial de armarse en manifestaciones políticas. En julio de 2020, dijeron, una persona que llamó al 911 informó que un hombre que coincidía con la descripción de Barnett le había apuntado con un rifle durante un mitin de "Back the Blue".

“La policía finalmente cerró la investigación como infundada debido a aparentes discrepancias no resueltas en la evidencia”, escribieron los fiscales.

En noviembre de 2020, se llamó a la policía a una manifestación de “Save the Children” cuando una persona que llamó para alertar que Barnett portaba un arma en la protesta y actuaba de manera sospechosa.

Contáctanos