Acusan a policía de homicidio y difunden video

Un oficial de raza blanca enfrenta cargos por la muerte de joven negro

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Masivas protestas por difusión de video policial

    Un oficial de raza blanca fue acusado por la muerte de un joven afroamericano, hecho que ocurrió hace un año en Chicago. (Publicado miércoles 25 de noviembre de 2015)

    Las autoridades judiciales de Chicago anunciaron el martes el procesamiento por asesinato de un policía de raza blanca por la muerte de un joven negro al que disparó 16 balazos en un incidente ocurrido hace un año y que fue grabado en video.

    La posterior difusión del video generó una masiva protesta frente a la sede policial.

    El agente implicado en el incidente, Jason Van Dyke, de 37 años, se entregó en horas de la mañana a las autoridades pero un juez le negó la libertad bajo fianza, por lo que quedará detenido hasta que se sustancie el caso en su contra.

    Laquan McDonald, de 17 años, murió el 20 de octubre de 2014 tras un encuentro con el agente de la Policía de Chicago, que aseguró que en el momento de su muerte el joven iba armado con un cuchillo.

    La fiscal del condado de Cook, Anita Álvarez, afirmó en una rueda de prensa que los cargos presentados contra el policía se basan en los disparos que el agente hizo a McDonald cuando la víctima no suponía una amenaza y cuando ya estaba en el suelo.

    Alvarez también dijo que debido a que es responsabilidad de las autoridades preservar la paz de la comunidad, prefirieron anunciar el procesamiento del policía antes de publicar el vídeo del incidente.

    Los cargos contra el agente Van Dyke llegan después de que un juez ordenara recientemente que se divulgara el vídeo sobre lo sucedido el año pasado, luego de que los abogados de la familia de la víctima y la propia comunidad presionaran para que se hiciera.

    Según los abogados de la familia de McDonald, en el vídeo se observa al agente saliendo de su patrulla y disparando inmediatamente después al adolescente de forma repetida, así como seguir disparándole pese a que este ya está inerte en el suelo en postura casi fetal.

    La Policía, por su parte, argumenta que Van Dyke disparó al temer por su vida y añade que McDonald, en cuya autopsia se encontraron indicios de que pudo haber consumido drogas antes de morir, se comportaba de manera errática y que no atendió a las órdenes de los agentes para que soltara el cuchillo.

    Este es el primer caso en 35 años en la ciudad de Chicago en que un policía es acusado de asesinato debido a un incidente ocurrido estando de servicio.