Arquidiócesis reconoce casos de abuso sexual