Madre dominicana muere baleada en Springfield

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Madre dominicana muere baleada en Springfield

    Una dominicana de Springfield muere tras ser baleada durante un asalto a mano armada en su negocio, en el que también resultó herido de bala su hijo.

    (Publicado lunes 3 de diciembre de 2018)

    Una dominicana de Springfield muere tras ser baleada durante un asalto a mano armada en su negocio, en el que también resultó herido de bala su hijo.

    El hecho ocurrió el viernes, pero no fue hasta el lunes que las autoridades revelaron la identidad de la mujer, como Virginia Rodriguez Veras.

    En Video: Cantan himno de Ku Kux Klan en plena clase

    [TLMD - Boston] En Video: Cantan himno de Ku Kux Klan en plena clase

    Un colegio de New Hampshire está investigando después de que un video comenzó a circular en línea mostrando a estudiantes cantando La canción "Jingle Bells" con letras racistas.

    (Publicado lunes 3 de diciembre de 2018)

    Velas, globos y una bandera de la República Dominicana adornan las afueras de ´knox street market´ donde Virginia Rodriguez Veras de 34 años de edad fue acribillada a balazos.

    Según las autoridades, el viernes cerca de las seis y media de la tarde tres hombres intentaron robar el negocio en la calle Knox, cuando varios balazos fueron disparados.

    “Vi al nene con un tiro en la cara y la mamá estaba tirada en el piso como agonizando” dijo José Manuel Toro, residente de la zona.

    Duryl hale de 22 años de edad fue arrestado en relación al mortal tiroteo.

    Con espadas se enfrentan a ladrones

    [TLMD - LV] Con espadas se enfrentan a ladrones

    El incidente ocurrió en un comercio de Mississauga, en Canadá.

    (Publicado domingo 2 de diciembre de 2018)

    Residentes del área y familiares recuerdan a Virginia como una mujer que ayudaba a los demás, “si alguien no tenía suficiente dinero para poder pagárselo ella decía ‘pues está bien cógelo y después me lo pagas ahorita o me lo pagas cuando puedas” dijo un vecino.

    Mientras tanto, la comunidad dice que la criminalidad no cesa en su vecindario. “Aquí en esta calle la policía tiene que hacer algo, ya sea pararse ahí, poner un carro como hicieron en la Fort Pleasant”, dice Alberto Soto, residente.

    Virginia deja a su esposo y dos hijos varones.