Negocios de Lawrence se reinventan tras explosión de gas