Connecticut

Buscan borrar los cargos de policías de New Haven arrestados por caso de detenido que quedó paralizado

Las solicitudes frustraron aún más a los partidarios de Richard “Randy” Cox, quienes han criticado a los fiscales por sólo acusar a los cinco ex oficiales de New Haven de delitos menores.

Cinco ex policías de Connecticut que fueron arrestados por presuntamente maltratar a un hombre que estaba bajo custodia y que quedó paralizado tras un accidente en una camioneta policial en New Haven solicitaron el miércoles un programa de libertad condicional que podría resultar en la eliminación de los cargos.

Las solicitudes frustraron aún más a los partidarios de Richard “Randy” Cox, quienes han criticado a los fiscales por sólo acusar a los cinco ex oficiales de New Haven de delitos menores: crueldad negligente hacia las personas y peligro imprudente.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Un juez de New Haven programó una audiencia para el 1 de noviembre para determinar si los exoficiales son elegibles para rehabilitación acelerada, un programa generalmente para delincuentes primerizos que puede borrar cargos penales menores si los acusados ​​completan con éxito un período de libertad condicional.

"Rezo para que el juez haga lo correcto: hacerlos responsables con todo el peso de la ley y enviar un mensaje contundente a los agentes de policía... de que hay tolerancia cero para este tipo de comportamiento", dijo Scot X. Esdaile, presidente de la Conferencia Estatal de Connecticut de la NAACP.

Cox, que ahora tiene 37 años, quedó paralizado del pecho hacia abajo el 19 de junio de 2022, cuando una camioneta de la policía en la que viajaba frenó con fuerza para evitar una colisión con un automóvil, lo que lo envió de cabeza contra una partición metálica. Tenía las manos esposadas a la espalda y la furgoneta no tenía cinturones de seguridad. Cox había sido arrestado bajo cargos de amenazar a una mujer con un arma, que luego fueron desestimados.

“No puedo moverme. Voy a morir así. Por favor, por favor, ayúdenme”, dijo Cox minutos después del accidente, según el vídeo de la policía.

Una vez en la comisaría, los agentes se burlaron de Cox y lo acusaron de estar borracho y fingir sus heridas, según las imágenes de vigilancia y las cámaras corporales. Los oficiales arrastraron a Cox por los pies fuera de la camioneta y lo colocaron en una celda de detención antes de su eventual traslado a un hospital.

En junio, Cox y la ciudad de New Haven acordaron llegar a un acuerdo en su demanda contra la ciudad y los agentes por 45 millones de dólares, lo que los abogados de Cox llamaron el acuerdo más grande jamás realizado en un caso de mala conducta policial.

El caso provocó la indignación de defensores de los derechos civiles como la NAACP, junto con comparaciones con el caso de Freddie Gray en Baltimore. También condujo a reformas en el departamento de policía de New Haven, así como a la exigencia del uso del cinturón de seguridad para los prisioneros en todo el estado.

Cox es negro, mientras que los cinco oficiales arrestados son negros o hispanos. Gray, que también era negro, murió en 2015 después de sufrir una lesión en la columna mientras estaba esposado y encadenado en una camioneta de la policía de la ciudad.

Los cinco agentes de New Haven (Oscar Díaz, Betsy Segui, Ronald Pressley, Jocelyn Lavandier y Luis Rivera) se declararon inocentes de los cargos. Díaz era el conductor de la camioneta, mientras que Seguí era supervisor en el calabozo policial.

Todos los agentes fueron despedidos excepto Pressley, quien evitó la disciplina al jubilarse en enero.

El abogado de Seguí, Gregory Cerritelli, dijo el miércoles que esperaba que se aprobara su solicitud de rehabilitación acelerada.

"Estos son dos delitos menores, por lo que no puedo creer que un juez en estas circunstancias no le conceda el beneficio de ese programa", dijo, y agregó que "el delito no es de naturaleza grave".

Los fiscales estatales se negaron a comentar sobre las solicitudes.

Contáctanos