Massachusetts

Docenas de cartas en apoyo a Lindsay Clancy forman parte de sus documentos judiciales por la muerte de sus niños

El equipo de defensa de la madre de Duxbury, Massachusetts, acusada de matar a sus tres hijos pequeños alega que los hechos se dieron a raíz de una sobremedicación.

Documentos judiciales publicados esta semana incluyen casi 40 cartas de amigos y familiares que apoyan a Lindsay Clancy, la madre de Duxbury, Massachusetts, acusada de matar a sus tres hijos pequeños en lo que su equipo de defensa alega haber sido el resultado de un exceso de medicamentos para la depresión posparto.

Clancy está acusada de atar una cuerda de ejercicio alrededor del cuello de cada uno de sus tres hijos durante varios minutos, luego cortarse y saltar por una ventana mientras su esposo estaba haciendo un par de mandados que ella había pedido. La mujer permanece hospitalizada y está programado que regrese a la corte el 2 de mayo.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Las cartas enviadas al abogado de Clancy pintan una imagen muy diferente a la compartida por los fiscales, pues establecen que ella "vivió para ser madre" y fue un recurso valioso sobre la maternidad y la crianza de los hijos para muchos de sus amigos. También hablaron de su dedicación a su trabajo como enfermera de trabajo de parto en el Massachusetts General Hospital.

Grace McNulty, enfermera y colega desde hace mucho tiempo, escribió en un correo electrónico que Lindsay es "una enfermera compasiva, solidaria y excelente. No había nada que amaba más que a sus hijos Cora, Dawson, Callan y su esposo Patrick. Estoy orgullosa de estar a su lado".

Stacey Kabat, quien conoció a Lindsay cuando era estudiante de enfermería en el Massachusetts General Hospital, dijo que los trágicos eventos del 24 de enero le dejaron a ella y a muchos otros en la familia MassGeneral Brigham "el corazón roto desde esa noche terrible". Ella dijo que Lindsay es una "enfermera fuerte, compasiva y amorosa, a quien nadie imaginaría que podría dañar a alguien".

Como enfermera de salud maternoinfantil, Kabat dijo que estaba "sorprendida" al ver cuántos medicamentos tomaba Lindsay.

"Me rompe el corazón que esta hermosa joven, su amado esposo y sus preciosos hijos hayan sido destruidos porque no recibieron la atención médica esencial que merecían. Tengan en cuenta que si nuestra Lindsay tuviera el tratamiento adecuado, esta familia seguiría unida. ... Tenga en cuenta que ella no merece más castigo, ya que sufrirán un dolor insoportable por el resto de sus vidas".

Brittany Barbaro, amiga de Lindsay desde sexto grado, dijo que ella era un "recurso de referencia" para sus amigas que también eran madres, quienes a menudo acudían a ella para pedirle consejos sobre el embarazo, el parto y la crianza de los hijos. "Decir que los bebés y la maternidad son su máxima pasión es quedarse corto".

"En una visita reciente con ellos, jugamos en el patio, habló sobre cómo ella y su hijo acababan de compartir un desayuno especial y sobre la edad divertida en la que se encontraba, sostenía con orgullo al bebé Cal y habló sobre los dulces acontecimientos en la vida de su hermosa hija", agregó Barbaro. "Todos los niños estaban felices y sanos. La naturaleza dulce y especial de sus hijos es el último testimonio del carácter de Lindsay".

Otra amiga de toda la vida, Michelle DaConto, llamó a Lindsay "una de las personas más inteligentes que conozco" y dijo que a menudo la buscaba en busca de orientación, especialmente sobre el embarazo.

"Todos estábamos muy emocionados cuando nos enteramos de que Lindsay estaba embarazada. Ella fue la primera en nuestro grupo de amigos en tener un bebé y todos no podríamos haber estado más felices. Ella siempre quiso una familia numerosa, diciendo en broma que quería 10 niños. Podías ver su amor y compasión por sus hijos brillar continuamente".

Amy Bevins, una amiga de Lindsay durante los últimos 25 años, dijo que "navegaron juntos el viaje del embarazo y, posteriormente, la maternidad", ya que su hijo y el hijo de Lindsay, Dawson, nacieron con solo seis días de diferencia.

"No hay cantidad de palabras para expresar adecuadamente la cantidad de apoyo, aliento y compasión que Lindsay me brindó durante lo que solo puedo describir como la experiencia más maravillosa, pero angustiosa, de mi vida". Ella dijo que Lindsay "estuvo allí para mí en cada paso del camino", respondiendo pacientemente todas las preguntas que tenía y animándola a medida que superaba cada hito del embarazo.

"Mi corazón está roto por ella y su familia", escribió Mary Pomerleau, enfermera y colega de Lindsay. "La salud mental es la condición médica peor comprendida y tiene consecuencias devastadoras, como nos hemos dado cuenta".

“Todos estamos conmocionados al escuchar la tragedia y conmocionados de que lastimara a sus hijos, a quienes amaba mucho”, agregó Pomerleau. "Esto no está en su carácter y nos entristece que tenga que vivir con esto".

"No conozco mejor madre que Lindsay Clancy", dijo Erika Sevieri, también enfermera. "Ella vivía y respiraba por sus hijos".

"Vivió para ser madre", dijo Kendra Keefe, una enfermera que trabajó junto a Lindsay durante muchos años. "Estaba tan orgullosa de criar a sus hermosos hijos y no podría haber sido más evidente".

Susan Davidson, enfermera y excolega de trabajo de Lindsay, la llamó "un ser humano amable y afectuoso" que "puso su corazón amable y compasión en todo lo que hacía".

"Ella y su esposo trabajaron muy duro para obtener ayuda y perseveraron mucho", continuó Davidson. "¿Cómo podría ser la prisión la respuesta para esta familia? Ya han perdido tanto".

Davidson, quien dijo que también sufría de depresión posparto, agregó: "Yo podría haber sido Lindsay. Cualquiera de nosotros podría haberlo sido".

Ofrecen detalles de sus lesiones

Los documentos judiciales publicados esta semana también incluyeron un correo electrónico del cirujano de Lindsay Clancy, que brinda información adicional sobre el alcance de las lesiones sufridas cuando saltó desde la ventana de su casa después de supuestamente estrangular a sus tres hijos.

El Dr. Nakul Raykar dijo que la caída de 20 pies resultó en varias fracturas de columna severas, que requirieron cirugía.

"Desafortunadamente, no se espera que recupere una función significativa en este punto por debajo de ese nivel de la médula espinal, lo que la dejaría parapléjica". Dijo que también sufrió fracturas de costillas y fracturas de la columna cervical que requerirán que use un collar alrededor del cuello.

El cirujano dijo que Lindsay está "casi lista para dejar el hospital", pero tendrá "necesidades de rehabilitación extensas y continuas, específicamente con respecto a la lesión de la médula espinal". Recomendó el Spaulding Rehabilitation Hospital como el próximo paso en su recuperación.

El abogado de Clancy, Kevin Reddington, ha dicho que su cliente recibió un exceso de medicamentos para la depresión y la ansiedad posparto, y le recetaron una docena de medicamentos en cuatro meses. Dijo que ella incluso se registró en un hospital psiquiátrico tres semanas antes del crimen.

"Esto realmente es una tragedia, este caso", dijo en la corte esta semana. Reddington insinuó que una defensa de insanidad mental e intoxicación involuntaria están sobre la mesa a medida que avanza el juicio.

Contáctanos