Aaron Hernández

Ex prometida de Aaron Hernández acusada de malgastar el dinero de su hija

El abogado David Schwartz, fideicomisario del fondo fiduciario establecido para Avielle Hernandez, de 10 años, dijo en documentos judiciales que Jenkins-Hernandez gastó más de $100,000 en varios gastos personales.

Shayanna Jenkins-Hernandez, la ex prometida del ex jugador de los New England Patriots, Aaron Hernandez, está siendo acusada de gastar miles de dólares del dinero destinado a su hija en gastos personales como compras en línea, tarifas de gimnasio y visitas a peluquerías, según un informe del Boston Globe.

El abogado David Schwartz, fideicomisario del fondo fiduciario establecido para Avielle Hernandez, de 10 años, dijo en documentos judiciales que Jenkins-Hernandez gastó más de $100,000 en varios gastos personales. Esto incluyó $4800 en los grandes almacenes Harrods y $3720 para la Universidad Bay Path, una universidad privada en el oeste de Massachusetts.

Él está pidiendo que Jenkins-Hernandez sea removida como tutora de Avielle. Si eso sucede, el nuevo curador recibiría la pensión de Aaron Hernandez y los cheques del Seguro Social y sería responsable de decidir cómo gastarlos.

Jenkins-Hernandez niega las acusaciones. Su abogado, Stephen Withers, le dijo al Globe que la disputa es "mucho ruido y pocas pruebas... Cualquier acusación o insinuación de que está gastando dinero de manera inapropiada o para cualquier otro propósito es absolutamente falsa".

El documental muestra contenido que muchosconsideran revelador de la dramática historia del ex jugador de los Patriots de Nueva Inglaterra

Avielle es elegible para acceder al dinero del fondo fiduciario, que actualmente asciende a alrededor de $700,000, tan pronto como cumpla 25 años.

Aaron Hernandez se suicidó en abril de 2017 en la celda de la prisión donde cumplía cadena perpetua sin libertad condicional por asesinato.

Se suicidó apenas una semana después de ser absuelto de los tiroteos de dos hombres en Boston en 2012. Los fiscales habían argumentado que Hernández disparó a los dos hombres después de que uno accidentalmente le derramó una bebida encima en un club nocturno, y luego se hizo un tatuaje de una pistola y las palabras "Dios perdona" para conmemorar el crimen.

Hernández era estrella de la Universidad de Florida cuando ganó el título de 2008, y cayó a la cuarta ronda del draft de la NFL debido a problemas en la universidad que incluyeron una prueba de drogas fallida y una pelea en un bar. Su nombre también había aparecido en una investigación sobre un tiroteo.

En tres temporadas con los Patriots, Hernández se unió a Rob Gronkowski para formar uno de los dúos de ala cerrada más potentes en la historia de la NFL. En 2011, su segunda temporada, Hernández atrapó 79 pases para 910 yardas y siete touchdowns para ayudar al equipo a llegar al Super Bowl, y fue recompensado con un contrato de $40 millones.

Pero los Patriots lo liberaron en 2013, poco después de que lo arrestaran por el asesinato del jugador de fútbol semiprofesional Odin Lloyd, quien estaba saliendo con la hermana de Jenkins-Hernandez. Hernández fue declarado culpable y sentenciado a cadena perpetua.

La Associated Press contribuyó a este informe.

Contáctanos