Massachusetts

Nuevos detalles sobre pastillas falsas y galletas que hombre supuestamente usó para interrumpir el embarazo de su ex

Robert Kawada, de 43 años, fue acusado de asalto y agresión con un arma peligrosa a una persona embarazada y de asalto y agresión a un hogar o miembro de la familia, dijo el lunes la Oficina del Fiscal del Distrito de Middlesex.

Telemundo

Una mujer fue alimentada con pastillas de hierro falsas que contenían medicamentos abortivos durante varias semanas en un intento exitoso de su ex por interrumpir su embarazo, según documentos policiales presentados en un tribunal de Massachusetts.

Robert Kawada supuestamente también le dio a la mujer galletas caseras que contenían hojas de frambuesa, que en la medicina homeopática se cree que induce el parto. El hombre de 43 años de Brookline compareció el martes ante el Tribunal de Distrito de Watertown para enfrentar cargos de intento de envenenamiento y agresión.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

A Kawada se le impuso una fianza de 100,000 dólares, que se esperaba que pagara. Su abogado ofreció comentarios limitados fuera del tribunal, señalando que un jurado tendría la oportunidad de revisar las acusaciones.

El aborto espontáneo se informó el 2 de mayo, cuando la policía y los paramédicos de Watertown llegaron a la casa de la mujer después de una noche en la que tuvo fuertes calambres y luego secreción con sangre, según una declaración de causa probable de la policía incluida en documentos judiciales. Kawada fue arrestado el viernes.

La mujer dijo a los investigadores que había conocido a Kawada en una aplicación de citas en enero y que tuvieron algunas citas, durante las cuales fueron a su casa en Brookline y tuvieron relaciones sexuales consensuales sin protección, según el documento.

Kawada rompió con ella a principios de marzo, pero luego se dio cuenta de que estaba embarazada y se lo contó, según el comunicado de la policía. Se enviaron mensajes y luego tuvieron varias reuniones durante unas seis semanas; Kawada supuestamente le dijo a la mujer que su madre había muerto recientemente.

Durante varias reuniones, dijo la mujer a los investigadores, Kawada le dio pastillas que, según él, contenían hierro o vitaminas y que él le dijo que no las tragara, sino que las sostuviera entre las mejillas y los dientes para disolverlas. El hombre revisó el interior de su boca, tirando de sus mejillas, para asegurarse de que había tomado las pastillas, dijo la policía.

Según el documento policial, los investigadores descubrieron más tarde que las pastillas blancas que había tomado la mujer coincidían con el misoprostol, que se usa comúnmente en combinación con el medicamento mifepristona para interrumpir embarazos; ambos requieren receta médica.

En una reunión, Kawada supuestamente también le dio galletas de hojas de frambuesa; la policía escribió en la declaración de causa probable que a menudo se usan "para tratar de ablandar el cuello uterino de una mujer y comenzar el parto". Por lo tanto, se considera potencialmente peligroso en el primer trimestre, ya que podría causar un aborto espontáneo." Después de comer uno, la mujer tuvo calambres en el estómago y se sintió mal.

La mujer recordó que Kawada dijo que su padre era médico obstetra y ginecólogo y que compartiría detalles del embarazo de su ex esposa mientras le ofrecía garantías, según el documento. Esa información la tranquilizó cuando consideró extraño su comportamiento, aunque en una ocasión guardó las pastillas que él le dijo que tomara y las escupió en una toalla de papel en un bote de basura vacío en el baño.

La mujer tenía dolores, calambres y secreciones preocupantes ocasionales, y Kawada pidió actualizaciones, incluidas fotografías, sobre cómo estaba, según el comunicado de la policía. Los latidos del corazón del bebé eran fuertes en un primer chequeo.

En reuniones posteriores, Kawada supuestamente le dijo a la mujer que había mentido acerca de tomar las pastillas que él le había dado, acerca de cuándo estaba ovulando mientras se veían y que ella le había tendido una trampa con el embarazo. Y en su última reunión, dijo la policía, el hombre le dijo a la mujer que el embarazo, en efecto, había matado a su madre; ella estaba enojada por eso y quería que la pareja abortara, lo que Kawada dijo que él también quería. Pero la mujer recordó haber dicho que quería quedarse con el bebé y que lo criaría sin su apoyo o participación.

Antes de esa última reunión, la mujer había recibido una llamada de lo que parecía ser una enfermera de su proveedor de atención médica, quien le dijo que debería tomar hierro. Kawada llegó a su casa después de la llamada, escribieron los investigadores, y dijo que tenía las pastillas que necesitaba; ella les dijo a los investigadores que eran hexagonales con una línea a través de ellas.

La supuesta enfermera volvió a llamar y le dijo que debería tomar dos pastillas más, que Kawada tenía, según el comunicado. Dijo que sentía frío, escalofríos y garganta hinchada, algo que Kawada dijo que también sintió cuando tomó las pastillas.

Cuando la mujer estaba sufriendo su aborto espontáneo esa misma noche, llamó al número de teléfono de la enfermera que la había llamado antes, sólo para descubrir que aparentemente era falso. Se acercó a su familia, quien llamó a la policía; la mujer compartió con ellos una pastilla que había guardado en el bote de basura, que había colocado en una bolsa Ziploc, y proporcionó el nombre y el número de Kawada, según el documento. En un hospital, los médicos confirmaron su aborto espontáneo.

Cuando la policía se puso en contacto con ella ese día, Kawada supuestamente admitió haberle dado "pastillas de vitamina C y hierro que pedí en Amazon", según el documento policial. La información de su teléfono indicó que había llamado a una farmacia en línea que vende misoprostol el mismo día que ella le dijo que los latidos del corazón del bebé eran fuertes.

La información del teléfono también indicó que Kawada recibió llamadas telefónicas del mismo número que la supuesta enfermera, incluso la mañana antes de su último encuentro con su ex, y que buscó frases como "misoprotol disuelto", "fotos de fetos abortados de 9 semanas" y " No hay reacción al misoprotol."

Cuando se le preguntó sobre el caso después de la comparecencia de Kawada ante el tribunal, su abogado, Dmitry Lev, dijo: "Esperamos una investigación completa y un juicio justo ante nuestro jurado".

Contáctanos