Massachusetts

Leominster comienza su proceso de recuperación tras las inundaciones catastróficas

Los desvíos persisten en todo Leominster, y esa es parte de la razón por la cual el alcalde Dean Mazzarella dijo que tuvieron que cancelar las clases por segundo día el miércoles.

Telemundo

Se avecinan más lluvias el miércoles, después de que la gobernadora de Massachusetts, Maura Healey, declarara el estado de emergencia por las catastróficas inundaciones que afectaron a comunidades como Leominster y North Attleborough.

La esperanza es que el estado de emergencia signifique una rápida canalización de fondos y recursos federales para hacer las reparaciones necesarias, después de que se abrieron sumideros, se dañaron casas y las calles fueron destruidas.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

"Seguimos manteniéndonos coordinados, lo que es más importante, con el gobierno local y nuestra administración estatal, estamos aquí para proporcionar todo lo que podamos", dijo Healey.

El miércoles, el alcalde de Leominster, Dean Mazzarella, celebró una conferencia de prensa junto con otros funcionarios locales para ofrecer una actualización sobre los esfuerzos de recuperación de la ciudad tras la inundación de principios de esta semana.

Mazzarella anunció que las escuelas reabrirían con retraso el jueves y que la ciudad podría "poder personal adicional" para ayudar con el proceso. Dijo que incluso con un retraso, los autobuses escolares pueden quedarse atrás mientras se desvían y afectan las carreteras, por lo que se instó a las familias a tener paciencia.

Algunas personas todavía estaban en el refugio de la escuela primaria Frances Drake, pero serían trasladadas a hoteles más tarde el miércoles. Mientras tanto, la ciudad estaba trabajando para restablecer completamente el servicio eléctrico en un edificio de gran altura en el centro que alberga a personas mayores.

En Leominster, gran parte del martes se dedicó a apuntalar las dos presas de la ciudad que quedaron algo comprometidas cuando más de nueve pulgadas de lluvia cayeron aquí el lunes en el lapso de unas cuatro horas.

El aumento inicial de agua a través de los afluentes y ríos creó sumideros en toda la ciudad, incluido el más grande en Pleasant Street.

Healey dijo que las cuadrillas también estaban trabajando para reparar los daños a las vías del ferrocarril que fueron parcialmente arrasadas y apuntalando el edificio de siete pisos del cual muchas personas mayores tuvieron que ser rescatadas en bote el lunes por la noche.

Los desvíos persisten en todo Leominster, y esa es parte de la razón por la cual el alcalde Dean Mazzarella dijo que tuvieron que cancelar las clases por segundo día el miércoles.

Los trabajos de reparación son ahora una carrera contra el tiempo –y contra la Madre Naturaleza–, ya que se pronostican más lluvias intensas para el miércoles y el huracán Lee amenaza la región mientras azota el Atlántico.

"Estaremos observando el clima como todos los demás, por favor comprendan que si llueve una pulgada o dos pulgadas en un evento climático que dura dos o tres días, es difícil", dijo el alcalde Mazzarella. "Estamos hablando en cualquier lugar de 9 a 11 pulgadas de lluvia que nos azotaron en cuatro horas. No existe ningún sistema en el mundo que pueda absorber esa cantidad de lluvia”.

En este momento, no está claro cuánto tiempo llevará reparar los grandes socavones en toda la ciudad y reabrir las carreteras.

Los inquilinos que vivían en el primer piso de Ivory Keys Apartments sufrieron daños en sus casas debido al agua, después de que un arroyo cercano en Adams Street se desbordara.

"Aquí se podía nadar, vivimos en el primer piso, teníamos las ventanas abiertas y teníamos miedo de que el agua entrara a nuestro apartamento", dijo la inquilina Nancy Toledo.

Mientras tanto, el miércoles, algunas áreas todavía tienen una capa de barro, los baúles de los autos quedaron abiertos para que se sequen y la limpieza continúa en medio de la amenaza de más lluvias el miércoles.

En North Attleborough, las autoridades informaron que alrededor de 200 viviendas sufrieron daños por inundaciones tras las lluvias del lunes. Los equipos de bomberos respondieron a 145 llamadas de servicio, en su mayoría por problemas relacionados con el agua y las inundaciones.

El agua arrasó con gran parte de una calle, generando un cráter de más de 20 metros de largo, y por poco se lleva una casa.
Contáctanos