NUEVA INGLATERRA

Niño que sufrió quemaduras en Honduras busca esperanza en Boston

Una historia de lucha, sobrevivencia y amor, llegó desde Honduras a Boston, donde una abuelita se tuvo que encargar de su nieto en grave estado de salud, tras sufrir graves quemaduras en un incendio que cobró la vida del resto de la familia.

El 29 de mayo un voraz incendio en una vicienda de La Ceiba en Honduras Honduras, dejó dos personas fallecidas y al pequeño Antonio Alexander Rivera de 11 años al borde de la muerte, un candado los dejo atrapados en pleno infierno.

"Vi el fuego cómo se iba acercando más y entonces ya se iba quemando las cosas y va tirando humo negro y ya no podemos respirar entonces yo no sé que me dio por agacharme y encontrar la respiración y vi a mi hermana que estaba al lado, la pequeñita." Dice Ledy Duarte, abuela de Antonio. 

La esperanza de que el pequeño Antonio sobreviviera era poca, "El doctor me decía que el niño no iba a sobrevivir." dice su abuela.

Pero una organización les ayudo con los trámites de visa de salud y llegaron a Boston y con atencion médica de primera en dos meses y medio y tras múltiples cirugías e injertos en la piel, Antonio Alexander ha recuperado sus ganas de vivir y sueña con recuperar la vida que tenía antes del incendio.

Día a día Antonio sueña con recuperarse para ser doctor, "Para ayudar a otros niños que necesitan y también dar lo que ellos me dieron." dice Antonio. 

"Quiero pedir a todas las personas a todas instituciones lo que sea, que se pongan la mano en el corazón y que se pongan en esta situación como que si fueran ellos un grito desesperado". dice Ledy, abuela de Antonio.

Si usted quiere ayudar a esta familia hondureña puede donar aquí

Contáctanos