Massachusetts

Padre se ahoga mientras intentaba rescatar a uno de sus hijos en la playa de Salisbury

Gary Simard y dos transeúntes saltaron rápidamente al agua para ayudar al niño, pero no pudieron encontrar a Simard para ayudarlo a regresar a la orilla.

Un padre de Methuen, Massachusetts, murió el miércoles mientras intentaba rescatar a uno de sus hijos del fuerte oleaje en la playa de Salisbury, Massachusetts, dijeron las autoridades el jueves.

La familia estaba nadando en la playa de Salisbury cuando el fuerte oleaje comenzó a abrumar a uno de los niños. La víctima, identificada por la oficina del fiscal de distrito del condado de Essex como Gary Simard, de 44 años, se arrojó al agua para ayudar, y dos transeúntes saltaron rápidamente al agua para ayudarlos.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Los transeúntes pudieron sacar al niño del agua, pero no pudieron encontrar a Simard para ayudarlo a regresar a la orilla. El fiscal del distrito dice que los socorristas encontraron a Simard en el agua y comenzaron a tomar medidas para salvarle la vida, pero murió en el hospital.

"Pensé: 'Esto no puede estar pasando. Esto no es una broma. El padre entró'", recordó. "El niño empezó a llamar a su padre. Sucedió tan rápido que ni siquiera podías...", contó Jason Evan Iarossi, uno de los transeúntes que intentó ayudar.

Iarossi dijo que vio a la familia en peligro a unos 30 metros de la playa. Él y un hombre de 37 años saltaron al agua para salvarlos.

"Nadamos hasta el niño. Estábamos sobre nuestras cabezas y era demasiado. Era demasiado", dijo.

Iarossi dijo que las olas tenían entre cuatro y seis pies de altura y que el agua ha estado agitada desde que pasó el huracán Lee.

"No creo que nadie deba estar en el agua", dijo.

Simard y el rescatista de 37 años fueron trasladados a un hospital de la zona.

"El padre me estaba llamando", dijo Iarossi. "Éramos el padre, el niño y yo. Él me llamó y tomé una decisión, o al menos eso creo".

"Tengo que vivir con eso. Tengo que vivir con eso".

Poco después llegaron al lugar policías, bomberos y paramédicos.

"Los niños están obviamente molestos", dijo el sargento de policía de Salisbury, James Leavitt. "Los cuatro se han apoyado el uno en el otro. Han sido geniales".

Según los informes, la familia visita la zona de Salisbury Beach todos los veranos.

Contáctanos