bancarrota

Trabajadores hispanos exigen indemnización tras cierre de fábrica

Telemundo

El miécoles en la tarde cientos de trabajadores hispanos de varias ciudades de Massachussets protagonizaron una protesta frente a la fábrica SouthWick en Haverhill para exigir una pronta indemnización.

La empresa se declaró en bancarrota y los trabajadores quedaron en la calle. La mayoría de estos trabajadores dicen estar muy preocupados, temen por el futuro de sus familias y por eso están exigiendo justicia.

Con carteles que decían "no estamos pidiendo, estamos exigiendo justicia", los trabajadores expresaron su descontento Incluso recorrieron las calles llamando la atención de la ciudadanía.

Según ellos, la compañía Brooks Brothers ya había dado señales en el mes de septiembre de que pretendía cerrar.

"Esta compañía ha recibido 2.1 millones de dólares de parte del estado y que le han dado a ustedes? Nada!!!!" dijo el representante estatal Andy Vargas.

Por su parte, la empresa Brooks Brothers emitió el siguiente comunicado:

"Aunque Brooks Brothers no hace comentarios específicos sobre negociaciones confidenciales, debe tenerse en cuenta que el líder sindical que representa a los empleados de Southwick negoció y firmó su acuerdo de negociación colectiva vinculante más reciente, que, a diferencia de nuestras otras dos fábricas en Carolina del Norte y Nueva York, sí lo hizo. No incluye una disposición de indemnización.

Sin embargo, sí incluyó una disposición que obliga a la Compañía a pagar beneficios para los empleados, incluida la atención médica, que se ha pagado durante toda la pandemia mientras los empleados estaban en licencia. La Compañía ha cumplido todos los compromisos con su CBA más reciente que el sindicato negoció y firmó.

Además, antes de nuestra decisión de cerrar nuestras fábricas estadounidenses, todos los empleados recibieron avisos de advertencia antes de que Brooks Brothers solicitara la protección del Capítulo 11. Inmediatamente después de que se presentaron estos avisos WARN, la Compañía se asoció con el estado para desarrollar un sitio de publicación de empleos y acogió a los empleadores en el sitio que estaban interesados ​​en contratar a nuestros empleados, en todas las instalaciones, incluida Southwick.

Al comienzo de la pandemia, Brooks Brothers hizo varios intentos de recibir apoyo financiero del Estado de Massachusetts mientras se daba el alivio de COVID-19 a las empresas, que la oficina de la senadora Warren supervisa. Todas las solicitudes fueron ignoradas.

Antes de la pandemia, la Compañía se reunió con funcionarios federales en diciembre de 2019 para discutir nuestros esfuerzos para seguir fabricando en los Estados Unidos mientras transmitía la inmensa presión financiera a la que se encontraba la Compañía, y recibió un compromiso de apoyo, que no se cumplió.

Este es un resultado que la Compañía pasó varios meses tratando de evitar. Se exploraron todas las oportunidades posibles para mantener abiertas estas fábricas. Las fábricas y estos empleados son increíblemente significativos para nuestra herencia y deseamos que hubiera un mejor resultado para todos en medio de la pandemia.

Brooks Brothers está muy orgulloso del trabajo que se realiza en estas fábricas y tiene un enorme respeto por los artesanos que trabajan en ellas. Nos enorgullece hacer una inversión en estas fábricas que no han sido centros de beneficio durante varios años y producen aproximadamente el 6 por ciento de las prendas para el negocio. Desafortunadamente, al ingresar al proceso judicial del Capítulo 11, la Compañía tuvo que concentrarse en crear un plan sostenible a largo plazo para que haya un negocio al que la mayoría de los empleados puedan regresar después de la pandemia."

Los trabajadores aseguran que no se van a rendir y que mañana realizarán una nueva manifestación.

Contáctanos