MEXICO

Sentencian a más de 6 años de prisión a mexicana que mató al hombre que la violó

El fallo provocó la ira de expertos, grupos feministas y Ángel Carrera, el abogado de Ruiz, diciendo que habla de la profundidad de la violencia de género y la impunidad coincidente en México.

Telemundo

MÉXICO - Una mujer mexicana que mató a un hombre en defensa propia cuando este la atacó y violó en el año 2021, fue sentenciada a más de seis años de prisión, una decisión que su defensa legal calificó de “discriminatoria” y prometió apelar el martes.

El fallo contra Roxana Ruiz provocó la ira de expertos y grupos feministas que dijeron que habla de la profundidad de la violencia de género y el pobre historial de México en llevar ante la justicia a los perpetradores de violencia sexual.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

“Sería un mal precedente si esta sentencia se mantuviera. Es enviar el mensaje a las mujeres de que, ¿sabes qué?, la ley dice que puedes defenderte, pero solo hasta cierto punto”, dijo Ángel Carrera, su abogado defensor. “Él te violó, pero tú no tienes derecho a hacer nada”.

The Associated Press normalmente no identifica a las víctimas de agresión sexual, pero Ruiz le ha dado permiso para ser identificada y participa en manifestaciones públicas encabezadas por activistas que la apoyan.

Si bien el tribunal del estado de México determinó el lunes que Ruiz había sido violada, dijo que la joven de 23 años era culpable de homicidio con "uso excesivo de la legítima defensa", y agregó que golpear al hombre en la cabeza habría sido suficiente para defenderse. A Ruiz también se le ordenó pagar más de $16,000 en reparaciones a la familia del hombre que la violó.

CÓMO OCURRIÓ TODO

En mayo de 2021, Ruiz trabajaba vendiendo papas fritas en Nezahualcóyotl, uno de los 11 municipios del Estado de México con alerta de género por feminicidios y otra por desaparición forzada de mujeres.

Mientras tomaba una cerveza con una amiga, Ruiz, una mujer indígena mixteca y madre soltera del estado de Oaxaca, conoció a un hombre que había visto en el vecindario. Después de pasar el rato, se ofreció a acompañarla a su casa y luego pidió quedarse a pasar la noche porque era tarde y estaba lejos de casa.

Ruiz accedió a dejarlo dormir en un colchón en el suelo. Pero mientras ella dormía él se subió a su cama, la golpeó, le arrancó la ropa y la violó, según la defensa legal de Ruiz. Ruiz se defendió, golpeándolo en la nariz. Él amenazó con matarla, y en la lucha por liberarse ella lo mató en defensa propia.

Presa del pánico, Ruiz puso el cuerpo del hombre en una bolsa y lo arrastró hasta la calle donde la policía que pasaba la arrestó.

A pesar de decirle a la policía que había sido violada, Carrera dijo que nunca se le hizo un examen forense, un paso crucial para procesar los casos de violencia sexual. En cambio, un oficial respondió que probablemente quería tener relaciones sexuales con el hombre al principio y luego cambió de opinión, dijo.

¿SE ARREPIENTE DE LO QUE HIZO?

“Me arrepiento de lo que hice, pero si no lo hubiera hecho hoy estaría muerta”, dijo Ruiz a AP en una entrevista el año pasado, y agregó: “Es evidente que el Estado nos quiere callar, quiere que seamos sumisas, nos quiere encerrados por dentro, nos quiere muertos”.

Los grupos de derechos de las mujeres han acusado repetidamente a las autoridades mexicanas de volver a victimizar a las sobrevivientes y de no juzgar los casos con una perspectiva de género.

Ruiz pasó nueve meses en la cárcel por cargos de homicidio con exceso de legítima defensa y finalmente fue puesta en libertad a la espera de juicio.

Casi la mitad de las mujeres mexicanas han experimentado violencia sexual en su vida, según muestran datos del gobierno.

En 2022, el gobierno mexicano registró un total de 3,754 mujeres, un promedio de 10 por día, que fueron asesinadas intencionalmente, un aumento significativo respecto del año anterior. Solo un tercio fueron investigados como feminicidios.

Es probable que ese número sea solo una fracción del número real debido al aumento de desapariciones y la falta de denuncias de violencia en el país.

Angélica Ospina, becaria de género de International Crisis Group en México, dijo que le preocupa que la sentencia pueda empoderar a los victimarios mientras desalienta a las mujeres a denunciar la violencia de género o defenderse.

El caso muestra cuán “normalizada” está la violencia de género en México y otras partes de América Latina, dijo Ospina.

“Cuando una mujer se defiende, el sistema es particularmente eficiente en procesarla y sentenciarla sin tomar en cuenta las condiciones en las que mató al hombre”, dijo Ospina.

Mientras tanto, fuera de la sala del tribunal, las mujeres portaban pancartas y coreaban “¡justicia!”. Ruiz, entre lágrimas, se paró frente a la multitud, agradeciendo a los grupos feministas y a las mujeres que la habían apoyado durante los años del proceso judicial.

Hablando a la multitud, pensó en su hijo de 4 años.

“Hijo mío, espero volver a verlo. Espero quedarme con él, ser quien lo vea crecer”, dijo Ruiz.

Contáctanos