Revisan implantes de seno por sus efectos en la salud

El aumento de senos es la cirugía estética más popular en Estados Unidos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Expertos analizan seguridad de implantes de seno

    Las autoridades médicas de Estados Unidos reexaminaban el lunes la seguridad de los implantes mamarios que son usados por millones de estadounidenses, la revisión más reciente de un debate constante sobre sus posibles efectos en la salud.

    (Publicado lunes 25 de marzo de 2019)

    Asesores médicos del gobierno dijeron el lunes que es muy pronto para prohibir un tipo de implantes mamarios relacionados en fecha reciente a una rara forma de cáncer, y señalaron que es necesaria más información para comprender el problema.

    El panel de expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no recomendó que se restrinjan de inmediato ese tipo de implantes, tras revisar durante un día las investigaciones más recientes sobre los riesgos de esas prótesis, que durante décadas han suscitado preocupaciones de salud.

    La FDA examina cómo abordar la nueva información científica según la cual los implantes pueden provocar una forma rara de linfoma que crece en el tejido de la cicatriz alrededor de los senos. La agencia identificó unos 450 casos de cáncer a nivel mundial, incluidas 12 muertes. Casi todos los casos implican un tipo de implante texturizado diseñado para que no se deslice y reducir la dimensión del tejido de cicatrización.

    Sin embargo, la mayoría de los 19 integrantes del panel, entre ellos cirujanos plásticos y expertos oncólogos, dijeron que era demasiado pronto para ordenar que esos implantes sean retirados del mercado.

    “¿Queremos ponernos en la situación en la que retiramos un edulcorante y el sustituto resulta incluso peor?”, dijo Karla Ballman, especialista en bioestadística en la Escuela de Medicina Weill Cornell de Nueva York. “Me parece que una reacción precipitada de simplemente retirar algo sin saber con qué se sustituirá podría causarnos más problemas”.

    Los cálculos sobre la frecuencia de la enfermedad oscilan de un caso en 3,000 mujeres a uno en 30,000. Se desarrolla lentamente y por lo general puede tratarse de manera eficaz retirando los implantes.