La bebida nueva que hace furor pero no por su sabor