Negocios

CNBC: exingeniera gana $129,000 al año haciendo pasta en su cocina

Cinco años después de iniciar su negocio culinario, la comida sigue significando amor para Afshar, pero ahora le pagan por ello y comparte su amor con casi medio millón de seguidores.

Fiona Afshar ha escrito programas informáticos, ha trabajado como florista y ha criado a tres hijos. Nunca pensó que cocinaría por dinero.

Creció en Irán, donde le enseñaron que la comida significaba amor. "Cuanto más te alimentamos, más te amamos", dice Afshar, de 57 años, a CNBC Make It. En 2018, comenzó su Instagram @cookingwithfiona, específicamente para publicar videos instructivos de cocina que había filmado para su hija.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

En cuestión de meses, Afshar aumentó el número de seguidores. Hacía poco que había descubierto lo maleable que era la masa de la pasta, y publicó vídeos de ella misma diseñando, cocinando y sirviendo fideos de colores brillantes y estampados estridentes. Los espectadores se engancharon. Siguieron clases de cocina, colaboraciones con marcas y una tienda online llamada Fiona's Pasta.

Afshar cree que su público se siente atraído por sus excéntricos fideos por una sencilla razón: "Si nos fijamos en todas las culturas, siempre hay una forma de pasta. Es como si dejara una sensación muy cálida [de] comodidad".

Cinco años después de iniciar su negocio culinario, la comida sigue significando amor para Afshar, pero ahora le pagan por ello y comparte su amor con casi medio millón de seguidores. El año pasado ingresó $129,300, principalmente por hacer pasta y enviarla desde su casa de Malibú, California, según documentos revisados por CNBC Make It.

EL AMOR A LA COCINA DURANTE TODA LA VIDA

Cuando Afshar tenía 9 años, al comienzo de la Revolución iraní, su padre la trasladó a ella y a sus tres hermanos al Reino Unido.

Su madre le había regalado un libro de cocina y, cada noche, Afshar pasaba los dedos por encima de las recetas, memorizándolas como fuente de consuelo. Sus padres se unieron a sus hermanos seis meses después, pero su profunda conexión con la comida permaneció. Así fue como la cuidaron y como aprendió a cuidar de los demás, dice.

Afshar aún conserva el libro de cocina que le regaló su madre antes de emigrar de Irán al Reino Unido a los 9 años. (Crédito: Tristan Pelletier)

Tras graduarse en la universidad, Afshar se mudó a California y trabajó como redactora y consultora de software. Conoció a su marido Ali en 1987, con quien montó un negocio de software antes de retirarse a criar a sus tres hijos.

Salvo una breve temporada como florista, Afshar no trabajó hasta que su hija mayor fue a la universidad. Dedicó su energía creativa a preparar comidas sanas e interesantes para su familia.

Poco después de abrir su cuenta de Instagram, empezó a hacer pasta siguiendo los tutoriales del chef Thomas Keller, y a sus seguidores les encantó.

"En cuanto empecé a publicar pasta, todas las redes sociales se volvieron virales", explica. "Me dije: 'Vale, ¿queréis pasta? Os daré más pasta'".

UNA EMPRESA CASERA

En 2020, Afshar empezó a organizar clases virtuales de elaboración de pasta por $35 por persona. No lo hacía por dinero, pero echaba de menos ser anfitriona y cocinar para otras personas durante la pandemia, dice. En el punto álgido de la empresa, asistían a cada clase 100 personas de todo el mundo, añade.

Al año siguiente, el hermano de Afshar le sugirió que vendiera sus creaciones. Cuando ella se resistió, él le hizo una propuesta: Abramos una tienda Shopify durante un mes, y si no te gusta, la cerramos".

Juntos pusieron en marcha la tienda virtual, llamada Fiona's Pasta. "En cuanto me abrió la tienda, fue como ding, ding, ding. Empezaron a llegar ventas", dice. "Me dije: '¿Me tomas el pelo? ¿La gente está pagando $100 por pasta?".

Al mismo tiempo, el minorista de moda de lujo Ssense se puso en contacto con Afshar, amante de la moda de toda la vida, para proponerle una colaboración. Le pagarían por diseñar pasta que se correspondiera con los logotipos y el estilo de marcas como Gucci y Anthropologie, y publicarían vídeos con esas pastas en las redes sociales.

Este tipo de acuerdos de marca constituyen ahora una buena parte de los ingresos de Afshar: El año pasado le reportaron unos $18,000. Impartir clases virtuales le reportó otros $16,500. Impartir clases virtuales le reportó otros $16,500.

Sin embargo, su mayor fuente de ingresos es su tienda. En su sitio web vende cajas de pasta colorida, floral y de diseño por entre $80 y $240.

MANTENER LAS COSAS EN FAMILIA

Afshar dice que trabaja unas 32 horas a la semana haciendo, empaquetando y enviando su pasta desde su casa. No gasta nada en publicidad y cuenta con la ayuda de su madre y la suegra de su hermano para estirar, cortar y secar la pasta. Afshar dice que se niegan a cobrar.

"Fiona's Pasta, Cooking with Fiona, es más una pasión", dice Afshar. "No dependemos de sus ingresos".

Afshar utiliza ingredientes frescos, como perejil y remolacha, de un mercado local para dar a su pasta colores vibrantes, dice. (Crédito: Tristan Pelletier)

A pesar de ganar seis cifras al año, Afshar insiste en que el propósito de su negocio es conectar con la gente a través de la comida y transmitir algo de su cultura a sus hijos. No tiene planes de ampliar su negocio de elaboración de pasta ni de impartir clases más allá de su cocina.

"Tiene tanto potencial para crecer que, en cierto modo, lo llevo como un bebé", dice. "Es tan personal. Es mi arte… No quiero llevarlo a ningún sitio [para] producirlo en masa. Creo que perdería su esencia".

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Megan Sauer y Zachary Green para nuestra cadena hermana CNBC.com. Para más de CNBC entra aquí.

Contáctanos