Pfizer

Píldora para bajar de peso se suma a una larga lista de fracasos en medicinas contra la obesidad

La razón principal por la que muchos tratamientos experimentales fueron descartados por los fabricantes de medicamentos, rechazados por los reguladores estadounidenses o finalmente retirados del mercado fueron los efectos secundarios no deseados.

NBC
  • La versión de Pfizer de su píldora experimental para bajar de peso que se administra dos veces al día se ha unido ahora a una larga lista de otros medicamentos contra la obesidad desechados.
  • La decisión de Pfizer de abandonar dos candidatos a fármacos contra la obesidad en el último año demuestra lo difícil que es desarrollar un tratamiento eficaz, seguro y tolerable para perder peso.
  • Antes de los tratamientos exitosos para bajar de peso como Wegovy y Ozempic, el camino hacia el tratamiento de la obesidad estaba plagado de fracasos que se remontaban a décadas atrás.

La versión de Pfizer de su píldora experimental de dos veces al día para perder peso se ha unido ahora a una larga lista de otros medicamentos desechados que tenían como objetivo tratar la obesidad pero que tuvieron consecuencias no deseadas.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

El fabricante de medicamentos dijo el viernes que dejará de desarrollar el tratamiento de dos veces al día, danuglipron, después de que los pacientes obesos que tomaban el medicamento perdieran peso significativamente pero experimentaran altas tasas de efectos secundarios adversos en un ensayo clínico en etapa intermedia. Pfizer señaló que el próximo año publicará datos sobre una versión de la píldora que se toma una vez al día, lo que “informará el camino a seguir”.

El anuncio se produjo seis meses después de que Pfizer descartara una pastilla diferente de una vez al día en junio, citando niveles elevados de enzimas hepáticas. La decisión de Pfizer de abandonar dos candidatos a fármacos contra la obesidad en tan sólo unos meses demuestra lo difícil que es desarrollar un tratamiento eficaz, seguro y tolerable para perder peso, incluso después de que recientes medicamentos innovadores hayan entrado en el mercado.

En cuanto a Novo Nordisk Wegovy y el tratamiento de la diabetes Ozempic y Eli Lilly, el medicamento para la diabetes Mounjaro. Todos ellos se han disparado en popularidad (y han caído en escasez) durante el último año por provocar una pérdida de peso significativa de forma segura y exitosa. Se estima que el 40% de los adultos estadounidenses son obesos, lo que convierte a esos medicamentos en la nueva fuente de ingresos de la industria farmacéutica.

Pero antes de la actual fiebre del oro en la industria de la pérdida de peso, el camino hacia el tratamiento de la obesidad estaba plagado de fracasos que se remontan a décadas atrás.

La razón principal por la que muchos tratamientos experimentales fueron descartados por los fabricantes de medicamentos, rechazados por los reguladores estadounidenses o finalmente retirados del mercado fueron los efectos secundarios no deseados, incluyendo enzimas hepáticas elevadas, riesgos de cáncer, riesgos cardiovasculares y problemas psiquiátricos graves, como el suicidio.

Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Lorcaserina de Eisai

Una de las víctimas más recientes entre los medicamentos experimentales contra la obesidad es la farmacéutica japonesa Eisai's lorcaserin, que fue retirado del mercado en 2020 debido a que provocaba un mayor riesgo de cáncer en los pacientes.

La Administración de Alimentos y Medicamentos dio luz verde a la lorcaserina en 2012 basándose en varios ensayos clínicos, pero exigió a Eisai que realizara un estudio más amplio y prolongado sobre el medicamento después de la aprobación.

Ese estudio sobre alrededor de 12,000 pacientes durante cinco años encontró que a más personas que tomaban lorcaserina se les diagnosticaba cáncer en comparación con aquellas que tomaban un placebo, lo que llevó a la FDA a retirar el medicamento del mercado.

Lorcaserin, comercializado bajo la marca Belviq, no pareció ganar mucha tracción mientras estuvo disponible comercialmente. En sus ganancias de todo el año 2019, Eisai informó que Lorcaserin tuvo ventas de 28.1 millones de dólares en EEUU durante el año. Las ventas mundiales del fármaco ascendieron a unos 42 millones de dólares. Las ventas totales de Eisai durante el año fueron aproximadamente 4,420 millones de dólares.

Rimonabant de Sanofi

Un medicamento para la obesidad llamado rimonabant de Sanofi y Aventis fue retirado de todos los mercados en 2008 debido al riesgo de sufrir problemas psiquiátricos graves, incluido el suicidio.

En particular, el tratamiento nunca obtuvo la aprobación en EEUU porque un panel de expertos de la FDA rechazó el medicamento por temor a que pudiera causar pensamientos suicidas. Pero los reguladores europeos aprobaron rimonabant, comercializado con el nombre de Acomplia, en 2006 basándose en extensos ensayos clínicos.

Dos años más tarde, los reguladores europeos recomendaron la suspensión de rimonabant después de que uno de sus comités determinara que los riesgos del tratamiento (particularmente los problemas psiquiátricos) superaban sus beneficios.

El tratamiento suprimió el apetito al bloquear el receptor de sustancias cannabinoides en el cerebro, que desempeña un papel importante en la regulación de la ingesta de alimentos y el metabolismo del cuerpo.

Debido al tiempo limitado que lleva rimonabant en el mercado y a que no logró obtener la aprobación en Estados Unidos, el medicamento nunca alcanzó la elevada proyección de Sanofi de que eventualmente generaría 3 mil millones de dólares al año o más.

Sibutramina de los Laboratorios Abbott

Varios medicamentos para la obesidad también han sido descontinuados, rechazados o retirados del mercado debido a riesgos cardiovasculares no deseados.

Eso incluye sibutramina de Abbott Laboratories, que alguna vez se usó ampliamente como tratamiento para la obesidad junto con dieta y ejercicio.

El medicamento se aprobó por primera vez en 1997, pero incluía advertencias sobre la presión arterial alta y el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en pacientes cardiovasculares.

Un gran ensayo a largo plazo en casi 10,000 adultos confirmó que la sibutramina se asociaba con un aumento significativo de eventos cardiovasculares, lo que llevó a los reguladores de EEUU y Europa a retirar el fármaco de esos mercados en 2010.

Las ventas de sibutramina habían ido disminuyendo antes de su retirada del mercado. La droga recaudó sólo 80 millones de dólares a nivel mundial, incluidos 20 millones de dólares de Estados Unidos, en los primeros nueve meses de 2010.

La evidencia reciente sugiere que la nueva gama de medicamentos aprobados para bajar de peso puede tener el efecto opuesto en la salud del corazón: las inyecciones semanales de Wegovy redujeron el riesgo general de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte por causas cardiovasculares en un 20%, según un ensayo clínico reciente.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Annika Kim Constantino para nuestra cadena hermana CNBC.com. Para más de CNBC entra aquí.

Contáctanos