Policía de Chelsea enfrenta el peligro a diario