Inmigración

“Mi único delito fue estar aquí”: deportan a madre hispana tras décadas en EEUU

Su casa habría sido vandalizada con mensajes de odio en su último día en Estados Unidos.

Telemundo

SAN DIEGO – Una hispana que llevaba más de tres décadas viviendo en Estados Unidos acaba de ser deportada; su hijo se habría enlistado para defender la bandera de EEUU, pero no pudo defender a su madre de la deportación.

Rocío Rebollar Gómez, de 51 años llegó a Estados Unidos cuando tenía tan solo 20 años a finales de 1988. En este país hizo un hogar con sus tres hijos y construyó a base de su esfuerzo el sueño americano que hoy parece esfumarse nuevamente.

Mí único delito fue estar aquí

ROCÍO REBOLLAR GÓMEZ, MADRE DE SOLDADO DEPORTADA

El jueves, día en el que sería deportada, despertó para encontrar un mensaje de odio en su casa. Un acto que solo convierte su dolor de dejar a su familia más amargo.

 “El acto de vandalismo que hicieron en mi casa, tengo miedo por mi vida, por la de mis hijos”, dijo.

Telemundo 20 entrevistó a Rocío en camino a la corte donde todavía esperaba clemencia. La casa que dejaba el jueves habría sido el tercer hogar que habría comprado a base de esfuerzo.

“Con mucho esfuerzo y tras años de ahorrar. De verdad es el sueño americano, tener una casa propia”, dijo Rebollar Gómez, quien recordó que alguna vez tuvo una casa más grande en Vista pero que después de estar detenida por dos meses por agentes de inmigración, la falta de ingresos la llevó a perderla.

Esa no sería la primera vez que sería detenida por agentes de inmigración y recuerda su primer encuentro con los agentes de inmigración en 1995.

“Yo estaba embarazada de mi hija chiquita. Hicieron una redada en el hotel en el que yo estaba trabajando, tenía casi ocho meses de embarazo”.

En cuestión de horas sería deportada a Tijuana.

“Yo tenía mis hijos aquí, y estaban solos y pues busqué como regresar. Puse en riesgo mi vida y la de mi hija pues tenía ocho meses de embarazo, pero tenía que venir a cuidar a mis hijos que estaban aquí. No los podía dejar así que tuve que regresar”.

Puse en riesgo mi vida y la de mi hija, pues tenía ocho meses de embarazo, pero tenía que venir a cuidar a mis hijos que estaban aquí.

ROCÍO REBOLLAR GÓMEZ

Cuando regresó fue cuando buscó ayuda legal y trató de arreglar su situación migratoria. En marzo en 2019, después de que nuevamente fue detenida, su hijo -quien se habría enlistado con la esperanza de poder ayudar a su madre- puso una suspensión a su deportación.

 “Nunca he cometido un delito… mi único delito fue estar aquí”, dijo

Su hijo, Gibram Cruz, teniente segundo del Ejército de EEUU, esperaba que su familia permaneciera unida debido a su estado militar y una política que permite a los familiares indocumentados de los soldados un ajuste de su estado migratorio sin tener que abandonar el país.

“Los pilares en los que está el ejercito este hecho es familia y yo me enliste para proteger a mi familia, pero ahora mi familia está en peligro”, dijo Cruz el mes pasado cuando esperaba que Dios ablandara el corazón de las personas a cargo.

El pasado 4 de diciembre su abogada emitió una petición al gobierno para que no la deporten, pero fue negada ese mismo día y le entregaron un formulario para auto-deportarse en 30 días.

Tras ser deportada, la abuela y madre de tres, descansaba a metros de la frontera en Tijuana.

Telemundo 20 alcanzó a Rocío en Tijuana donde nos platicó que su remoción de Estados Unidos la tomó por sorpresa ya que según ella esperaba a que la senadora Kamala Harris intercediera. 

Ella pensó que le darían más tiempo cuando llegó a la oficina de ICE en el centro de San Diego, sin embargo, siente que los agentes de inmigración nunca tuvieron intención de permitirle que se quedara.  

“Engañaron a mi abogada, engañaron a mi hijo, me metí y me bajaron para abajo hasta un sótano. Ahí me subieron en un carro y me trajeron para acá”, dijo refiriéndose a que la llevarían sin oportunidad de despedirse de su hijo a la frontera.

Ahí en el Chaparral, sin sus pertenencias llamó a su hijo y a su abogada para que la ayudaran.

Debido a que su hijo es militar, tiene que pedir un permiso especial para visitar México, el que puede tardar hasta 45 días.

Por ahora, Rebollar Gómez queda en el limbo regresando a un país que hace mucho no es suyo, y a una ciudad que no conoce.

 “Yo no conozco Tijuana en realidad. El único lugar que yo he vivido es Acapulco”, dijo Rocío quien esperaba que su media hermana le pudiera dar posada mientras esperaba que su hija le llevara algo de ropa.  

Por su parte, ICE dijo a Telemundo 20 que la decisión de deportar a Rebollar Gómez se debe al historial con la agencia.

¿Por qué no pudieron detener la deportación?

Contáctanos