Iniciativa en Boston puede beneficiar a trabajadores en Guatemala