Negocios

CNBC: va camino a ganar $180,000 sin título universitario y sólo trabaja 3 horas al día

Miracle Workman ha convertido su interés por el cuidado de la piel en una carrera de seis cifras.

Theresa McDonald

Miracle Workman no tardó mucho en darse cuenta de que la universidad no era para ella.

Al final de su primer semestre en Mat-Su College, una pequeña escuela en Palmer, Alaska, Workman decidió que no podía soportar el tiempo, ni los préstamos, que le llevaría obtener su título de asociado.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Así que, en diciembre de 2013, mientras Workman, que entonces tenía 18 años, esperaba una señal del universo que la ayudara a elegir una carrera, volvió a su trabajo en una pizzería de Wasilla, su ciudad natal.

La inspiración le llegó pocos meses después en un lugar inesperado: la consulta de un cirujano plástico a 3,000 millas de casa. Workman y su ahora marido, Tim Workman, estaban visitando a la madre de él en Scottsdale, Arizona, y su madre le sorprendió con un tratamiento láser para ayudarle con su acné.

"Esta esteticista entró en la habitación, y estaba tan tranquila y segura explicando el procedimiento, y luego manejando el equipo, sólo recuerdo que pensé: 'Sea lo que sea esto, me encanta, quiero hacerlo'", cuenta Workman, que ahora tiene 28 años, a CNBC Make It.

Casi una década después, Workman ha convertido su interés por el cuidado de la piel en una carrera de seis cifras: Es propietaria de Studio Sol, un salón de peluquería y estética de Wasilla, y va en camino a ganar $180,000 este año por su trabajo como esteticista. Mira aquí cómo lo hizo:

CONVERTIRSE EN ESTETICISTA:

En cuanto volvió a casa, Workman buscó en Google escuelas de esteticista cerca de Palmer y Wasilla.

Los requisitos para ser esteticista son rigurosos: en Alaska, hay que cursar al menos 350 horas en un programa de estudios aprobado por el gobierno y aprobar dos exámenes para obtener la licencia de esteticista. Otros estados, como Nueva York, exigen más de 600 horas.

En marzo de 2015, Workman empezó a tomar clases en el Centro de Formación MetrOasis de Anchorage, a una hora en coche de su apartamento. Durante 10 semanas, fue a clases de lunes a viernes y trabajó los fines de semana en la pizzería.

"Era duro, pero me encantaban todas mis clases, así que nunca lo sentí como un trabajo", dice.

Workman hizo cursos de maquillaje, depilación, arte de las cejas, peelings químicos y mucho más. Calcula que gastó unos $7,000 en matrículas, material, exámenes y tasas de licencia.

Workman se graduó en la escuela de estética en mayo de 2015. Aunque con el tiempo quiso establecer su propio negocio de estética, primero dio prioridad a crear su clientela y experiencia. Trabajó en un salón de depilación, luego en un med spa -un híbrido entre el spa de día tradicional y una clínica médica- y en 2018 empezó a trabajar en un spa de día.

Entonces, la pandemia de Covid-19 golpeó, y Alaska emitió un bloqueo estatal en marzo de 2020. Al principio, Workman vio la pandemia como una interrupción en su carrera, cuando el spa de día en el que trabajaba cerró temporalmente, pero luego decidió que era otra señal del universo: podía utilizar su nuevo tiempo libre para redactar su plan de negocio.

CREAR UN NEGOCIO DE SEIS CIFRAS

Workman dejó su trabajo en el spa de día una vez que reabrieron en mayo de 2020 y alquiló la trastienda de una peluquería en Wasilla por $500 al mes.

"Quería empezar a trabajar con clientes de inmediato, así que decidí que iba a apresurarme y hacer lo que fuera necesario para abrir la tienda", recuerda. Consiguió una tarjeta de crédito para ayudar a cubrir sus gastos de puesta en marcha, incluyendo un dominio web, cera, pinceles y otros suministros, que sumaron alrededor de $10,000 - una factura que Workman dice que fue capaz de pagar a los dos meses de abrir.

En ese momento, Instagram era su mejor herramienta de marketing. "Muchos de mis clientes siguen mi página y me envían mensajes directamente para concertar citas, así que en cuanto abrí mi negocio, compartía a diario fotos y vídeos del espacio entre bastidores, así como los tipos de servicios que ofrecía, solo para estar en el radar de la gente", dice.

Algunos de los servicios más populares de Workman son el perfilado de cejas, los peelings químicos suaves y el Hydrafacial, que combina un tratamiento similar a la microdermoabrasión con una infusión de sueros. Los precios oscilan entre $25 y $329, dependiendo de cuántos productos se utilicen y cuánto dure el tratamiento.

A los 12 meses de abrir, Workman obtuvo un beneficio neto de $115,000, según documentos fiscales y financieros revisados por CNBC Make It. Gran parte de su clientela, dice, procede de clientes que repiten en su antiguo trabajo y que también la recomiendan a sus amigos. Otros clientes llegan sin cita previa o encuentran a Workman a través de su Instagram.

2022 fue un gran año para Workman: en enero compró el salón de peluquería de la parte delantera del edificio, Studio Sol, y en agosto contrató a su primera empleada a comisión, otra esteticista. Dos meses después, se fue de baja por maternidad: ella y Tim (con quien se casó en 2019) dieron la bienvenida a su primera hija, Navy, en noviembre. Volvió al trabajo en enero de 2023.

'A VECES, SOLO TRABAJO 3 HORAS AL DÍA'

Una de las ventajas de trabajar como esteticista, según Workman, es el horario flexible. Incluso antes de abrir su propia consulta, podía trabajar menos de 40 horas a la semana y ajustar su horario a la disponibilidad de los clientes.

Tras abrir su negocio, Workman no tardó en darse cuenta de que podía duplicar sus ingresos y reducir su carga de trabajo ofreciendo servicios especializados en el cuidado de la piel, como tratamientos faciales linfáticos y tratamientos del cuero cabelludo. Para aprender a realizar estos servicios, como el tratamiento del cuero cabelludo Keravive de Hydrafacial, asiste a cursos de formación práctica impartidos por representantes de productos para el cuidado de la piel.

"Suelo trabajar entre 15 y 20 horas a la semana, pero a veces sólo trabajo 3 horas al día", dice. "Tengo muchos clientes que vienen durante la hora de la comida o que tienen más flexibilidad porque trabajan desde casa algunos días, así que he podido conservar mis fines de semana".

"Eso es lo bueno de trabajar en este sector. Puedo adaptar mi trabajo a mi estilo de vida. Me ha dado la libertad y la flexibilidad para llevar mis días exactamente como los imagino… ha sido una gran bendición".

Pero la parte más gratificante de su trabajo, añade Workman, es ayudar a sus clientes a sentirse más seguros y ofrecerles un "espacio seguro" para desahogarse o relajarse.

"Puedo formar parte de algunos de los momentos más íntimos de la vida de las personas, lo cual es una sensación de locura y humildad", dice. "Tener ese tipo de conexión humana significativa, mientras estás en un trabajo divertido que también amas, es difícil de superar".

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Morgan Smith para nuestra cadena hermana CNBC.com. Para más de CNBC entra aquí.

Contáctanos