pena de muerte

Alabama ejecuta a reo que mató a golpes a una pareja por $140

Jamie Ray Mills, de 50 años, fue ejecutado con inyección letal el jueves por la noche en una prisión del sur de Alabama.

GETTY IMAGES

MONTGOMERY, Alabama – Alabama ejecutó el jueves por la noche a un hombre que fue declarado culpable de matar a golpes a una pareja de ancianos hace 20 años para robar medicamentos recetados y $140 de su casa.

Jamie Ray Mills, de 50 años fue ejecutado el jueves por la noche en una prisión del sur de Alabama.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Fue la primera ejecución en Alabama desde que el estado llevó a cabo la primera ejecución en el país utilizando gas nitrógeno en enero.

La inyección letal sigue siendo el principal método de ejecución del estado a menos que un recluso haya solicitado nitrógeno.

Mills fue declarado culpable de asesinato capital por los asesinatos de Floyd Hill, de 87 años, y su esposa Vera Hill, de 72 años, en 2004 en Guin, a unas 80 millas al noroeste de Birmingham.

Los fiscales dijeron que Mills y su esposa fueron a la casa de la pareja donde los atacó con un martillo, una herramienta para neumáticos y un machete.

Mills, quien mantuvo su inocencia en su juicio de 2007, solicitó la intervención de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Sus abogados argumentaron que las pruebas recién obtenidas muestran que la fiscalía mintió acerca de tener un acuerdo de declaración de culpabilidad con la esposa de Mills para evitarle la pena de muerte si testificaba contra su marido.

Kenneth Eugene Smith fue ejecutado en una prisión en Alabama.

La oficina del fiscal general de Alabama, Steve Marshall, pidió a los jueces que permitieran que se llevara a cabo la ejecución, argumentando que no hay dudas sobre la culpabilidad de Mills.

Floyd Hill era el cuidador principal de su esposa, que era diabética y tenía problemas de salud. Guardaba sus medicamentos en una caja de aparejos en la cocina de la pareja.

Los Hills realizaban periódicamente ventas de garaje para complementar sus ingresos. 

Cuando la nieta de la pareja no pudo localizarlos, los oficiales que acudieron los encontraron en charcos de sangre en el cobertizo del patio trasero donde almacenaban artículos para las ventas de garaje.

Floyd Hill murió por heridas contundentes y cortantes en la cabeza y el cuello y Vera Hill unas 12 semanas después por complicaciones de un traumatismo craneoencefálico, escribió la oficina del fiscal general en un expediente judicial.

Vera Hill no pudo hablar en gran medida después de los asesinatos, salvo llamar a su marido, según documentos judiciales.

En ese momento, Mills había dejado recientemente su trabajo como mecánico de automóviles en una gasolinera, donde su jefe lo describió como un "gran trabajador". 

El reo Wiliam Pye fue muerto utilizando el sedante Pentobarbital.

Tenía un retraso de más de $10,000 en la manutención de sus dos hijos, estaba molesto por la mala salud de sus padres y había recaído en el consumo de drogas, agregaron documentos judiciales.

JoAnn Mills se convirtió en el testigo clave contra su marido. Ella testificó que después de quedarse despierta toda la noche fumando metanfetamina, su esposo le dijo que iban a ver a un hombre por algo de dinero y que debía seguir su ejemplo en la casa.

Una vez en la casa, testificó, vio a su marido golpear repetidamente a la pareja en el cobertizo del patio trasero, según documentos judiciales.

Un jurado condenó a Jamie Mills por asesinato capital y votó 11 a 1 a favor de la pena de muerte, que impuso un juez

 JoAnn Mills también había sido acusada de asesinato capital, pero después de testificar contra su marido, se declaró culpable de un cargo reducido de asesinato y recibió una sentencia de cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional. Ella permanece encarcelada.

Las apelaciones finales ante la Corte Suprema de Estados Unidos se centraron en argumentos de que la fiscalía no reveló un acuerdo con JoAnn Mills y cuestionamientos al protocolo de inyección letal del estado.

El abogado litigante de JoAnn Mill, Tony Glenn, escribió en una declaración jurada de febrero que antes del juicio de 2007, se reunió con el fiscal de distrito, quien acordó dejarla declararse culpable de un cargo menor si testificaba. En el estrado, JoAnn Mills dijo que sólo esperaba obtener “algo de perdón de Dios” al testificar.

"El estado de Alabama planea ejecutar a Jamie Mills mediante inyección letal el 30 de mayo a pesar de las nuevas pruebas de que los fiscales obtuvieron su condena ilegalmente al decirle falsamente al juez y al jurado que no habían llegado a un acuerdo con el testigo estrella del Estado", dijo la Equal Justice Initiative. en representación de Mills, escribió en su sitio web.

El estado pidió al tribunal que permitiera continuar con la ejecución y argumentó que el fiscal de distrito y el investigador sostienen que no hubo acuerdo de culpabilidad. Dijeron que otras pruebas también lo conectan con el crimen.

"El jurado que decidió el destino de Mills escuchó abundantes pruebas inculpatorias, incluido que las armas homicidas fueron encontradas en su baúl junto con un par de pantalones con su nombre, cubiertos con la sangre de una de las víctimas", escribió el estado.

Los abogados de Mills argumentaron que el baúl estaba abierto y que otra persona podría haber colocado los artículos allí. Notaron que las armas homicidas tenían ADN no identificado.

Sin el testimonio de JoAnn Mills, escribieron sus abogados, el caso del estado contra Mills "fue consistente con la teoría de la defensa de Mills de que fue incriminado" por un traficante de drogas arrestado la noche de los asesinatos con las pastillas de las víctimas y una gran cantidad de dinero en efectivo.

Contáctanos