Estados Unidos

La Corte Suprema limita el poder de los estados en la organización de elecciones federales

Los jueces votaron 6-3 para rechazar un caso que podría haber transformado las elecciones para el Congreso y presidente en Estados Unidos.

Corte Suprema
GETTY IMAGES

WASHINGTON DC - La Corte Suprema dictaminó este martes que el tribunal más poderoso de Carolina del Norte no se excedió en sus límites al anular un plan de mapas de distritos electorales que proponían los republicanos como excesivamente partidista según la ley estatal.

Los jueces rechazaron por 6-3 la visión más amplia de un caso que podría haber transformado las elecciones para el Congreso y para la presidencia.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Los republicanos de Carolina del Norte habían pedido al máximo tribunal federal que dejara a las legislaturas estatales prácticamente sin supervisión por parte de sus tribunales estatales cuando se trata de elecciones federales.

John Roberts, presidente de la Corte Suprema, escribió en la decisión de la mayoría que “los tribunales estatales conservan la autoridad para aplicar restricciones constitucionales estatales cuando las legislaturas actúan bajo el poder que les confiere la Cláusula Electoral. Pero los tribunales federales no deben abandonar su propio deber de ejercer la revisión judicial”.

Sin embargo, el máximo tribunal sugirió que podría haber límites en los esfuerzos de las cortes estatales para controlar las elecciones para el Congreso y el presidente.

El efecto práctico de la decisión es mínimo, ya que la Corte Suprema de Carolina del Norte, con una nueva mayoría republicana, ya anuló su fallo de redistribución de distritos.

Los jueces Samuel Alito, Clarence Thomas y Neil Gorsuch habrían desestimado el caso debido a la intervención judicial de Carolina del Norte.

Está pendiente otro caso de redistribución de distritos de Ohio, si los jueces quieren decir más sobre el tema antes de las elecciones del próximo año.

El caso de Carolina del Norte atrajo una gran atención porque cuatro jueces conservadores sugirieron que la Corte Suprema debería controlar a los tribunales estatales en su supervisión de las elecciones para presidente y Congreso.

Quienes se oponen a la idea, conocida como la teoría de la legislatura independiente, argumentaron que los efectos de un fallo sólido para los republicanos de Carolina del Norte podrían ser mucho más amplios que la simple redistribución de distritos y exacerbar la polarización política.

Potencialmente en juego estaban más de 170 disposiciones constitucionales estatales, más de 650 leyes estatales que delegaban autoridad para hacer políticas electorales a funcionarios estatales y locales, y miles de regulaciones incluyendo la ubicación de los lugares de votación, según el Centro Brennan para la Justicia de la Facultad de Leyes de la Universidad de Nueva York. 

Los jueces escucharon argumentos en diciembre en una apelación de parte de los líderes republicanos del estado en la legislatura. Sus esfuerzos por dibujar distritos electorales fuertemente a su favor fueron bloqueados por una mayoría demócrata en la Corte Suprema estatal porque el mapa republicano violaba la constitución estatal.

Un mapa elaborado por la corte produjo siete escaños para cada partido en las elecciones de mitad de término de 2022 en Carolina del Norte, un estado altamente disputado. 

La pregunta para los jueces era si la disposición de la Constitución de Estados Unidos  que otorga a las legislaturas estatales el poder de dictar reglas sobre los "tiempos, lugares y formas" de las elecciones al Congreso excluye a los tribunales estatales del proceso.

El exjuez federal Michael Luttig, un destacado conservador que se unió al equipo legal que defiende la decisión de la corte de Carolina del Norte, dijo en otoño que el resultado podría tener efectos transformadores en las elecciones estadounidenses. 

“Este es el caso más importante sobre la democracia estadounidense, y para la democracia estadounidense, en la historia de la nación”, dijo Luttig.

Los principales legisladores republicanos de Carolina del Norte le dijeron a la Corte Suprema que las “líneas cuidadosamente trazadas de la Constitución colocan la regulación de las elecciones federales en manos de las legislaturas estatales, el Congreso y nadie más”.

Durante casi tres horas de argumentos, los jueces se mostraron escépticos de tomar una decisión amplia en el caso. 

Los jueces liberales y conservadores parecían estar en desacuerdo con el objetivo principal de un desafío que les pedía eliminar esencialmente el poder de los tribunales estatales para anular los mapas de distritos electorales del Congreso elaborados por la legislatura y manipulados por motivos de violación de las constituciones estatales.

En Carolina del Norte, se espera que avance una nueva ronda de redistribución de distritos y produzca un mapa con más distritos republicanos.

Contáctanos