Cobertura Especial: Elecciones presidenciales de México

Cobertura Especial: Elecciones presidenciales de México

Peña niega persecución política contra exlíder sindical

Elba Esther Gordillo no trabajará en el próximo gobierno, dice AMLO.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Ayuda a luchar contra el cáncer del seno
    EFE
    La conferencia del presidente electo (i) y el saliente sobre la transición de gobierno también fue espacio para que comentaran de la reaparición de la poderoso exlíder sindical Elba Esther Gordillo.

    El presidente de México, Enrique Peña Nieto, negó el lunes que su gobierno orquestara una persecución política contra la exlíder sindical Elba Esther Gordillo, mientras que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, rechazó que la vaya a incorporar a su gabinete.

    Tras mantener una reunión, ambos líderes ofrecieron una rueda de prensa en la que Peña Nieto negó las acusaciones de persecución política vertidas por Gordillo: "Nada más falso que ello", aseveró el mandatario.

    "No tengo más respuestas para alguien a quien se respetan sus derechos políticos", aseguró Peña Nieto sobre la exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), absuelta el 7 de agosto por un tribunal de los cargos de delincuencia organizada y lavado de dinero, tras pasar cinco años de arresto a petición de la fiscalía mexicana.

    A su vez, el izquierdista López Obrador, que asumirá la Presidencia el 1 de diciembre, aseguró que Gordillo "no va a trabajar en el próximo gobierno", a pesar de que la exlíder sindical y el presidente electo comparten su oposición a la reforma educativa impulsada por Peña Nieto.

    "Hay un proceso legal. Si ella es declarada inocente, libre, se tiene que respetar su derecho de participación", aseguró López Obrador, quien aseguró que no intervendrá en "asuntos sindicales" y avisó de que "nadie va a estar al margen de la ley".

    La exlíder del SNTE rompió el lunes el silencio apoyando tácitamente a López Obrador y celebrando el "derrumbe" de la reforma educativa de Peña Nieto, que López Obrador ha prometido cancelar.

    "Aquí tienen la imagen que ha predominado más de cinco años con respecto a mi persona, y es producto de la persecución política, de acoso e injusticias", dijo en rueda de prensa Gordillo, acusada de desviar 2,600 millones de pesos (unos $137 millones) de fondos sindicales para beneficio personal.

    Gordillo pasó cuatro años en la cárcel y en un hospital de Ciudad de México hasta que se le otorgó a finales del 2017 la prisión domiciliaria por razones de salud y edad, al superar los 70 años.

    Cuando fue detenida se especuló que el arresto se debió fundamentalmente a su oposición desde el liderazgo de los maestros a la reforma educativa, que elimina privilegios sindicales en la contratación y promoción laboral de los trabajadores docentes.