Long Island

La sentencia que recibió un expolicía cuyo hijo murió de frío durante castigo

Thomas Valva, de 8 años, murió en enero de 2020 en Long Island después de pasar una noche en el garaje su familia, con temperaturas a 19 grados.

Telemundo

NUEVA YORK -- Un exagente de la Policía de Nueva York fue condenado de 25 años a cadena perpetua de cárcel tras ser hallado culpable de asesinato por la muerte de su hijo Thomas Valva, de 8 años, quien se vio obligado a dormir en el garaje de la familia en Long Island en enero de 2020 con temperaturas congelantes.

El jurado encontró culpable a Michael Valva después de horas de deliberación el pasado 4 de noviembre.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Además del asesinato en segundo grado, los jurados sopesaron cargos que incluían homicidio involuntario y homicidio por negligencia criminal en el caso de Thomas Valva, quien murió después que los fiscales del condado Suffolk dijeran que su padre supuestamente lo exilió al garaje cuando las temperaturas descendieron por debajo de los 20 grados.

Valva fue declarado culpable de todos los cargos que enfrentó.

Thomas Valva y su hermano mayor Anthony habían pasado 16 horas en ese garaje sin calefacción, en una noche en la que la temperatura exterior cayó, según los fiscales. La temperatura corporal de Thomas era de 76 grados cuando murió.

Los hermanos, ambos con autismo, estaban en ese garaje como castigo por orinar y defecar constantemente en la casa. La idea de poner a los niños allí surgió de la entonces prometida de Valva, Angela Polina, alegó la defensa.

"Michael Valva se preocupaba por sus hijos y no quería que murieran", dijo el abogado defensor Anthony Lapinta, quien calificó la muerte de Thomas como accidental.

Polina también ha sido acusada de asesinato en el caso y anteriormente se declaró inocente. Lapinta la describió como una "novia exigente y controladora que obligaba a los chicos a vivir fuera de casa".

En los días posteriores a la muerte de Thomas, los investigadores desentrañaron una serie de inquietantes acusaciones (repetidas, castigos extremos, hambre, estar encerrado en un garaje helado durante horas) a manos de su padre y su entonces prometida.

Luego vino una fuerte condena por parte de la madre de Thomas, ya que la muerte del niño expuso supuestas debilidades graves dentro del sistema de tribunales de familia que permitieron un supuesto patrón sostenido de abuso que acabó con la vida de su hijo.

Ella no acudió al juicio.

Contáctanos