Madre en juicio de 'Casa de Horror' declarada inocente de asesinato

Fue declarada culpable de dos cargos de crueldad animal

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Inesperado veredicto en juicio de "casa del horror"

    Murray, de 35 años, enfrentó inicialmente dos cargos de asesinato en segundo grado de dos de sus bebés.

    (Publicado jueves 20 de junio de 2019)

    Advertencia: Algunos de los detalles en la historia a continuación son gráficos y pueden ser molestos para algunos lectores.

    Una juez de Massachusetts declaró que Erika Murray no era culpable de asesinato en segundo grado en el juicio de la "Casa de Horror" de Blackstone, luego de que tres bebés muertos fueron encontrados en su casa.

    Murray, de 35 años, enfrentó inicialmente dos cargos de asesinato en segundo grado, pero la jueza Janet Kenton-Walker presentó una de las acusaciones después de que los fiscales no demostraran que uno de los bebés nacidos en la casa de Murray estaba vivo. La juez finalmente decidió que la acusada no era culpable de asesinato por sus muertes.

    La mujer también fue declarada no culpable de dos cargos de peligro imprudente de un niño, cargos que enfrentó en relación con el bienestar de su hija de 13 años y su hijo de 10 años.

    Sin embargo, fue declarada culpable de dos cargos de crueldad animal y dos cargos de asalto y agresión a un niño que causó lesiones corporales significativas. Los cargos de asalto involucraban a las niñas de 3 años y 5 meses de edad que vivían en la miseria.

    Kenton-Walker llegó a un veredicto el miércoles e hizo el anuncio el jueves por la mañana en el tribunal.

    Se revelaron detalles impactantes cuando personas testificaron durante el juicio y se mostraron fotografías gráficas en el tribunal, exponiendo el ambiente horrible y perturbador en el que vivían cuatro de los hijos de Murray.

    La casa de Blackstone de Murray estaba llena de basura, infestada de gusanos e insectos, tenía huellas de manos cubiertas de heces en la pared y apestaba a orina, según varios testigos.

    Un policía de la policía estatal dijo que necesitaba usar un traje de materiales peligrosos para registrar adecuadamente la casa, y un jefe de policía dijo que después de solo 15 minutos en la casa, los investigadores estaban cubiertos de pulgas e insectos. Entre la suciedad había tres restos esqueléticos de los bebés de Murray.

    Las autoridades encontraron los cuerpos dentro de cajas de cartón en dos de los armarios de la casa. Uno de los cuerpos de los bebés aún tenía la placenta y el cuerpo de un perro muerto fue encontrado dentro de una bolsa cerca del primer bebé. Los fiscales dijeron que un segundo bebé muerto fue encontrado cerca, "con pañales y completamente vestido, pero eran restos esqueléticos".

    El tercer bebé muerto fue encontrado en otro armario en otra habitación. Ese niño también tenía pañales y estaba completamente vestido.

    Las condiciones fueron descubiertas por un vecino que respondió a la casa después de que un hijo de Murray le preguntó si podía ayudarlo a callar a un bebé.

    La vecina Betsy Brown testificó que su hijo de 10 años jugaba con el hijo de Murray de 10 años. Cuando el hijo de Brown fue a la casa de Murray, llamó a su madre y le dijo que necesitaba ayuda para que un bebé dejara de llorar. Brown testificó que ella no sabía de ningún bebé en el vecindario, pero de todas formas fue a la casa a responder.

    Allí, ella descubrió las condiciones sucias y encontró a dos niñas en la casa. Los niños, de 5 meses de edad y 3 años de edad, estaban cubiertos con heces y los fiscales dijeron que mostraban signos de negligencia grave.

    La Dra. Heather Forkey de UMass Memorial Medical Center dijo que a la niña de 3 años le faltaba el tono muscular que se esperaría de un niño en edad preescolar que estaría corriendo y jugando.

    Los abogados de Murray plantearon la enfermedad mental como defensa.