BOSTON

Presentan soluciones controvertidas soluciones para mejorar el sistema de autobús escolar en Boston

La propuesta fue presentada por un consultor contratado por las Escuelas Públicas de Boston.  

Telemundo

Un consultor contratado por las Escuelas Públicas de Boston ha ofrecido varias sugerencias, algunas controvertidas, para mejorar el problemático sistema de autobuses escolares.

Según el Boston Globe, el consultor sugirió cambiar los horarios de inicio de clases, poner límites a los estudiantes que viajan en los autobuses y reevaluar qué estudiantes con discapacidades recibirían el servicio.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Sus sugerencias fueron presentadas al sistema escolar el miércoles por la noche tratando de disminuir los costos de transporte, lo que ha hecho que el estado exija cambios al distrito.

La programación escolar ha sido un tema muy debatido ahora que el sistema está administrando 19 horas de inicio diferentes y 25 salidas diferentes, muchas de ellas durante la hora pico de Boston, según el Globe.

Las Operaciones de Autobuses de las Escuelas Públicas de Boston transportan a 21,500 estudiantes a más de 200 escuelas públicas y privadas en el distrito.

El informe dice que cambiar los horarios de las entradas permitiría a las Escuelas Públicas de Boston reducir su flota y reducir costos.

Las preocupaciones de transporte no son nuevas en el distrito. Este otoño, muchos padres expresaron su preocupación por el transporte escolar. Entre los temas discutidos estaban los autobuses que no se presentaban a tiempo o no llegaban, y los estudiantes con necesidades especiales no tenían asignados monitores de autobús.

Como muchos otros distritos, las Escuelas Públicas de Boston han tenido que lidiar con la escasez de conductores de autobuses. Y el cierre de un mes de la Línea Naranja, que comenzó en agosto y se prolongó hasta el comienzo del año escolar, obligó a los funcionarios del distrito a concentrar sus energías en garantizar que los estudiantes que normalmente usaban la MBTA tuvieran alternativas seguras para ir a la escuela.

La nueva superintendente Mary Skipper es optimista y dice que el distrito está progresando en los plazos de transporte.

Contáctanos