MEXICO

Disculpas del cártel mexicano no alivian el dolor de familias de estadounidenses secuestrados

En una carta, un representante de una fracción del cártel del Golfo se disculpó por los hechos en una carta que apareció con cinco personas maniatadas, los supuestos secuestradores.

GETTY IMAGES

LAKE CITY, Carolina del Sur — Familiares de estadounidenses secuestrados en México dijeron que una supuesta disculpa del cártel mexicano al que se le atribuye el ataque ha servido de poco para aliviar el dolor causado por la agresión hacia sus seres , quienes al final resultaron asesinados o heridos.

En una carta obtenida por The Associated Press a través de un agente del orden público del estado mexicano de Tamaulipas, la facción Escorpión del cártel del Golfo se disculpó con la población de Matamoros —donde los cuatro estadounidenses fueron secuestrados—, con la mujer mexicana que murió en el incidente y con los estadounidenses atacados y sus familias.

MANTENTE INFORMADO

icon

Mira sin costo Telemundo Nueva Inglaterra, 24/7, donde quiera que estés.

icon

Recibe las noticias locales y los pronósticos del tiempo directo a tu email. Inscríbete para recibir newsletters de Telemundo Nueva Inglaterra aquí.

Más tarde ese día, el padre de Shaeed Woodard, uno de los dos estadounidenses que murieron, se dijo sorprendido de que el cártel haya ofrecido disculpas por el violento secuestro registrado en un video que rápidamente se viralizó en línea.

EL CÁRTEL DEL GOLFO SE DISCULPÓ POR MEDIO DE UNA CARTA

“He estado tratando de encontrarle sentido durante toda una semana. Simplemente, estuve inquieto. No podía dormir, no podía comer. Es una locura ver que te quiten a tu propio hijo de esa manera, de una manera violenta como esa. No se lo merecía”, expresó James Woodard a los periodistas el jueves al hablar sobre la muerte de su hijo.

El primo de Eric Williams, que durante el secuestro recibió un disparo en la pierna izquierda, dijo que su familia se siente “muy bien” sabiendo que está vivo, pero no acepta ninguna disculpa del cártel.

“No va a cambiar nada sobre el sufrimiento por el que pasamos”, afirmó Jerry Wallace a la AP el jueves. Wallace, de 62 años, pidió a los gobiernos de Estados Unidos y México que aborden mejor la violencia de los cárteles.

La carta atribuida al cártel condenaba la violencia y decía que entregó a las autoridades a sus propios integrantes responsables.

“Hemos decidido entregar a los involucrados y responsables directos en los hechos, quienes en todo momento actuaron bajo su propia decisión e indisciplina”, se lee en la carta, que agrega que esos individuos habían ido en contra de las reglas del cártel, que incluyen respetar “la vida e integridad de los inocentes”.

Se sabe que los cárteles de la droga emiten mensajes para intimidar a sus rivales y autoridades, pero en momentos como estos también los usan como un trabajo de relaciones públicas para tratar de suavizar situaciones que podrían afectar sus negocios. Los hechos ocurridos el viernes pasado en Matamoros amenazan con afectar los negocios del cártel.

El joven identificado por las autoridades mexicanas como José Guadalupe 'N', quien fue arrestado mientras vigilaba a los estadounidenses secuestrados en Matamoros, fue trasladado este jueves a un penal.

Los asesinatos de los estadounidenses atrajeron a tropas de la Guardia Nacional y un equipo de fuerzas especiales del Ejército a realizar patrullas que según la terminología de los narcotraficantes “calientan la plaza”, manifestó el analista de seguridad mexicano David Saucedo.

Una fotografía de cinco hombres atados boca abajo en el pavimento acompañaba la carta, que un funcionario compartió con la AP a condición de mantener el anonimato debido a que no contó con autorización para compartir el documento.

De momento, las autoridades estatales no han confirmado públicamente si han arrestado a más sospechosos.

Otro funcionario de seguridad estatal dijo que cinco hombres fueron encontrados atados dentro de uno de los vehículos que las autoridades habían estado buscando, junto con la carta. Ese funcionario también habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar sobre el caso.

El viernes pasado, los cuatro estadounidenses cruzaron a Matamoros desde Texas para que uno de ellos se sometiera a una cirugía estética.

Cerca del mediodía, fueron baleados en el centro de Matamoros y luego subidos a una camioneta. Una mujer mexicana, Areli Pablo Servando, de 33 años, también murió en el incidente, aparentemente al ser alcanzada por una bala perdida.

Contáctanos